Archivo de la etiqueta: Política

Ser vago

Dicen que los poetas, músicos y artistas en general son vagos. Ahora bien, ¿qué significa ser vago?

Para la sociedad del consumo, el vago, es todo aquel que no se cuadre con las normas y conceptos establecidos por ellos mismos. Como por ejemplo: vago es todo aquel que no tenga un trabajo de 9 horas diarias, de lunes a viernes y con un jefe que lo esclavice. Sin embargo, ¿Es realmente vago el que no tiene un trabajo como todos? ¿Qué es el trabajo? ¿No son vagos todos aquellos que trabajan en lo que no les gusta? ¿Es la cantidad de dinero recibida por concepto de remuneración la forma definitiva de recompensa?

Veamos…
Para la sociedad del consumo en la que vivimos, el vago no es más que su enemigo número uno. ¿Por qué? Porque el vago es alguien que escapa de la norma. No le interesa ir los fines de semana a los centros comerciales. No le interesa vestirse a la moda. No le interesa dejarse llevar por las ofertas de las tiendas. No le interesa encontrar un “trabajo” formal. Por ende, en la sociedad de consumo este individuo es un desperdicio. Una pieza suelta del engranaje capitalista. Sin embargo, lo que la sociedad del consumo ignora, es que la “masa de vagos” no es homogénea. Es más, me atrevería a decir que el vago en su estado puro (el que no hace absolutamente nada ni por sí mismo ni por el resto) representa una mínima parte del universo general de vagos.

Por ejemplo, en lo personal, me costaría tildar de vago a alguien que decida vivir una vida de ermitaño alejado de las ciudades, pues el solo hecho de demostrar que puede sobrevivir sin la ayuda de nadie, lo descalificaría como vago. El conseguir alimento y agua no es una tarea fácil, y el vivir en estas condiciones extremas, en el fondo, representa un trabajo más difícil que el de cualquier ciudadano que vive en una ciudad con servicios básicos de agua y almacenes que le ayudan a sobrevivir. Por ende, la figura del ermitaño, lejos de ser lo que parece: un simple vago, desde mi punto de vista, representa todo lo contrario, una vida de esfuerzo y dedicación. Por tanto, la figura del ermitaño estaría lejos de ser la representación pura del vago.

Pero entonces, ¿qué es un vago?
Para mí, el vago es todo aquel que vive del resto, no desarrolla el pensamiento, y no aporta nada significativo a su entorno cercano ni lejano, pese a tener todas las posibilidades y herramientas para hacerlo. En esta categoría de vagos tendríamos que ubicar a una especie muchas veces ignorada en la categoría de los vagos, pero que si lo pensamos bien, se lleva todos los premios en cuanto a lo que ser un vago en su estado puro se refiere: políticos, empresarios y militares.

Hablaré de la experiencia chilena, pues es la que me ha tocado vivir. Si alguien ve similitudes en sus respectivos territorios, sabrá de lo que hablo.

En Chile gobierna, en el siguiente orden, una capa de vagos que les interesa un cuesco lo que piense el pueblo: empresarios, militares y políticos. Los empresarios saquearon el país en dictadura. Se robaron empresas estatales, las privatizaron y ahora dan charlas de “empredimiento” por el mundo. Los militares, usaron las balas y la tortura, fueron la punta de lanza del empresariado para llevar a cabo el saqueo de Chile en los años 70 y 80, y ahora malgastan dinero a destajo por vía de una ley que fue establecida en dictadura que les garantiza una 10% de las ventas anuales del cobre para gastos “reservados” en seguridad nacional. Ahora bien, cuando ese gasto va a parar a mansiones, propiedades y despilfarro en casinos de juegos, no sé de qué seguridad nacional me hablan. Su aporte al desarrollo del país es nulo. Estos sí que son vagos. Y por último, los políticos. En Chile, no es una exageración decir que todos roban, porque… ¡todos roban! El sistema de elección de senadores y diputados está diseñado de manera tal que jamás hay una mayoría absoluta en ambas cámaras del congreso para generar cambios reales a favor del pueblo. En Chile da igual votar por la ultra derecha o la centro izquierda, porque ambas están a la derecha de la derecha. Ah, y por supuesto, cada uno de ellos gana en promedio, algo así como 25 mil dólares al mes. Además de contar con salud, movilización y casa gratis. ¡Y no hacen nada por la gente! Si esos no son vagos, no sé qué será el resto. Bueno, sí lo sé: somos esclavos de los vagos; de estos vagos.

Vagos, los de abajo
Ahora bien, la gente común y corriente, no trata de vagos a quienes están por sobre ellos, dígase: empresarios, militares y políticos. Al empresario se le respeta, porque da trabajo. Al militar se le respeta, porque defiende. Al político se le respeta, porque hace las leyes. La gente trata de vagos solo aquellos que están, aparentemente, por debajo suyo. Es decir, todo aquel que no trabaje.

Pero, yo me pregunto, dado que el trabajo pareciera ser el parámetro definitivo para separar vagos de trabajadores: ¿qué es el trabajo?

¿Podría alguien en su sano juicio considerar que, el trabajo es: el pasar más horas de la vida “trabajando” que el estar en tu casa, con tu familia y hacer lo que más te gusta? Vivir para trabajar y por el dinero, sin mayores aspiraciones, desde mi punto de vista, también es una forma de ser vago. Poner todas las energías en el trabajo y volver a la casa solo a esperar otro día de trabajo, también es ser vago. Por ende, tener trabajo, no necesariamente significa, no ser vago. Solo significa ser el eslabón humano de una máquina de generar riqueza para otros (vagos de verdad), pero nunca para el bien o satisfacción personal.

Siempre he pensado que aquel que se desempeña en lo que le gusta jamás trabaja –al menos en la concepción general de lo que se entiende por trabajar–, pues el placer de trabajar en lo que le gusta hace que simplemente no trabaje, sino que disfrute. Ahora bien, muchos dirán, que en la actualidad es difícil que alguien trabaje realmente en lo que le gusta, y es cierto, estoy totalmente de acuerdo, pero esa es justamente la razón por la que debemos cambiar el sistema. Para que la gente trabaje en lo que le guste y contribuya de esta manera al bien personal y colectivo de toda la sociedad.

Si el músico se dedicara a hacer música. Si el pintor se dedicara a pintar. Si el doctor se dedicará a sanar. Si el zapatero se dedicara a hacer zapatos. ¿No viviríamos en mundo más armónico? En cambio, vivimos en una sociedad en la que nadie trabaja en lo que le gusta, por tanto, nadie está feliz, porque todos están preocupados de generar dinero, sin importar dónde y cómo, con tal de sobrevivir. El dinero ha sustituido todo, incluso los sueños y aspiraciones. Sin embargo, el dinero no puede ser la fuente definitiva de remuneración para el trabajador. No puede ser lo único a lo que aspire el ser humano como ser individual o como especie, debe y tiene que haber algo más.

Debemos tender a una sociedad equilibrada donde se respete tanto al profesional que pasó por alguna universidad, como a todo aquel artista que aprendió todo observando y sintiendo su entorno. No es vago el poeta, el músico, el pintor, el actor, etc. No es vago aquel que no tiene un trabajo “formal” o dentro de los cánones establecidos. Vago es aquel que se aprovecha del resto y no aporta nada. Vago es aquel que elige perseguir el dinero por sobre el crecimiento personal y colectivo dejando en el baúl de los recuerdos sus sueños de hacer lo que realmente le gusta.

Ser vago, en el fondo, no es algo que tenga que ver con tener o no trabajo, es algo más profundo y que debe mirarse desde distintos ángulos para poder comprenderlo, como todas las cosas en la vida.

Ser vago, en el fondo, es el privilegio de unos pocos. Por lo general, de la clase alta. No de nosotros.

Por Pablo Mirlo

Publicado en Revista Pluma Roja Diciembre 2015

Para más, visite revistaplumaroja.wordpress.com


Gloria

Son las 2 o 3 de la mañana. Enciendo el televisor. Busco algo de información en directo que me informe de la erupción del volcán Calbuco, en el sur de Chile. Pero no. Por una no tan extraña razón no encuentro nada al respecto. Ni siquiera el canal de televisión estatal está interesado en informar. Luego recuerdo: “Claro. Si el desastre no sucede en Santiago, la capital (castillo feudal), no se informa”. Lentamente comienzo a recordar por qué dejé de ver televisión. Sin embargo, espero. Mantengo el televisor encendido y sin sonido con la esperanza de que digan o informen algo, en algún momento. Nada. De repente, algo llama mi atención. Una mujer aparece en el set de entrevistas. Abajo, en el generador de caracteres, aparece escrito: “La cientista política que denuncia el populismo por redes sociales”. Me llama la atención el enunciado. Le doy volumen a la TV. Y ahí está ella, siendo entrevistada en tono coloquial por el entrevistador de turno. Su acento no es chileno. Suena caribeño o centroamericano. Es guatemalteca. Dice estar con el pueblo. Dice denunciar la corrupción. Dice ser liberal. Dice estar de gira por Sudamérica. Dice estar educando y propagando ideas liberales para la juventud. Dice querer cautivar a los jóvenes desilusionados con la política a través de su mensaje.

Se le pregunta sobre qué países según ella son populistas en América Latina. Responde como quien dispara una ráfaga de balas. Sin titubear. “Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Argentina y Brasil”. El entrevistador guarda silencio cómplice. No la cuestiona. Ella sigue con su discurso. Dice que a ella la invitan a universidades por todas partes a exponer “sus” ideas. Ideas que, “extrañamente”, suenan más populistas que los gobiernos que, según ella, son “populistas”. Ideas que tienen una “extraña” tendencia hacia lo más conservador de la derecha más sanguinaria y golpista de este continente. Ideas del tipo: “pienso que el estado no debería intervenir en la vida de los ciudadanos”. “Pienso que los gobiernos populistas se dedican solo a domesticar al pueblo mediante regalos y dándole todo gratis”. “Pienso que a la gente hay que enseñarle a pescar, y no darle en la boca el pescado”.

Ahora bien, en su visión de las cosas, al parecer, lo más lógico es que una vez enseñada la gente a pescar, los implementos para pescar, como la caña, se la venda una empresa privada a un precio establecido de manera unilateral. ¿O no? Es muy probable que, en su mundillo liberal, para que la gente aprenda a pescar, deba endeudarse o pagar en alguna universidad PRIVADA para adquirir el conocimiento y la práctica necesaria. ¿Me equivoco? Pues para ella eso es surgir y claramente, lo opuesto al “cáncer del populismo” que invade al pueblo latinoamericano. Para ella eso es desarrollarse. Que no te regalen nada. Que tú lo logres todo gracias a tu esfuerzo. Esfuerzo que, dicho sea de paso, traducido en lenguaje para todos entendible significa: paga, si quieres surgir.

Consultada con respecto a si planeaba candidatearse al parlamento en su país dice: “No, prefiero seguir con “el pueblo” y denunciar desde afuera la corrupción y el populismo”. Interesante. Ahora tenemos a una liberal del pueblo. Una jinete de los sin voz. De aquellos que piden a gritos un gobierno que les deje de dar salud, educación y vivienda gratis, pues quieren ellos comprar todos sus derechos. Ella dice representar a aquellos que se han cansado de gobiernos “populistas”. Gobiernos que por lo demás, solo les dan esa tan irresponsable posibilidad de elaborar mediante asambleas constituyentes y plebiscitos las reglas del juego y su propia constitución, algo tan terrible y perverso ¿no? ¡Qué terrible es el “populismo”!

A la hora de situarse en la clásica dicotomía: izquierda o derecha, lo evita. Ella solo se define como liberal. Qué extraño sí que los gobiernos que ella denuncia como populistas sean todos de centro o centro izquierda. Extraño. Como también es extraño su mutismo con respecto al gobierno mexicano, y al “señor” Peña Nieto. Los liberales parecieran tener ojos solo para denunciar el “populismo rojo” y quedarse sin palabras a la hora de denunciar las tropelías que hacen los gobiernos de derecha: como el chileno, por ejemplo.

Siempre me ha causado curiosidad que la gente de derecha no se defina de derecha y que busque subterfugios para esconder sus colores: como el proclamarse liberales, personas de centro, etc.

Y para finalizar este “baño” de liberalismo a domicilio auspiciado y pagado con la plata de todos los chilenos y chilenas a través de la televisión estatal, ella dice que las elecciones en Venezuela han estado arregladas y que eso “todo el mundo lo sabe”. Y yo me pregunto: ¿desde cuándo todo el mundo tiene derecho a meterse en las decisiones soberanas del pueblo venezolano? Pareciera ser que solo los liberales son los únicos ungidos por algún tipo de decreto divino para denunciar los fraudes electorales y el resto, solo debemos asentir.

La entrevista termina entre risas y con el entrevistador como menos que invitándola a conocer la “noche santiaguina”. Sin comentarios. Del volcán, nada. Si no pasa en Santiago. No pasa en Chile.

Oh, casi se me olvidaba. Gloria. Gloria Álvarez se llama la nueva ídola de los burguesitos de la “nueva” derecha latinoamericana.

Por Pablo Mirlo

Artículo publicado en Revista Pluma Roja N°25 mayo 2015

Para más visite Revista Pluma Roja

gloria_Alvarez1

Gloria


Ardió Troya, pero rápido se apagó :(

A comienzos del mes de enero hubo una noticia que “incendió” las redes “sociales” en Chile: La nueva ley de medios digitales. Y es que la nueva ley quedó en entredicho luego de que se planteara que, todos los usuarios de redes sociales que publicaran más de 4 veces a la semana serían considerados medios de información, y que por tanto, deberían someterse a una nueva legislación que los obligaría a inscribir sus redes en determinados organismos y pagar por su uso, entre otras estupideces.

Sin embargo, la noticia no cayó bien y el repudio general no se hizo esperar. Todo el mundo alzó la voz. Desde la chica que se saca selfies cuando hace ejercicios, el joven aquel que se fotografía con su vasito de Starbucks en todo sepia, e incluso aquel que publica cosas del tipo: Aquí saliendo…, aquí pensando…, aquí trabajando…, aquí mirando tele…, etc. Todos opinaron.

Y es que la polvareda digital levantada por la gente, y ese miedo a no poder decir y publicar todo lo que hace por temor a ser multado -de no cumplir las directrices de la nueva ley-, hicieron tanto ruido que desde el mismo parlamento, algunos “honorables”, tuvieron que salir a dar explicaciones y decir que la ley no era tan así; que se había malinterpretado, y blablaba.

Y bueno, sí, en parte los parlamentarios tenían razón, pero solo en parte. Pues claro, está bien que Chile sea el paraíso de lo irrisorio y ridículo en cuanto leyes se trata (pueden darte 8 años de cárcel por robar una gorra a un policía y quedar libre si atropellas a alguien) pero de ahí a creer que el estado, los tribunales, y la justicia se iban a dedicar a perseguir a cada angelito o angelita que publicara a cada minuto lo que hace o no en su vida en Facebook, Twitter o lo que sea, era francamente imposible. Por ende, los parlamentarios tenían razón, la nueva ley había sido malinterpretada, pero solo desde un punto de vista lógico, pues simplemente era inaplicable en un país con más de 15 millones de cuentas en redes
sociales, y que además, publican cosas más de 4 veces a la semana. Sin embargo, el proyecto de ley, tal cual se filtró, era así de imbécil, ridículo y cobarde. Por ende, el escándalo armado no era mera imaginación o “malinterpretación” de la gente y estaba lejos de ser un simple “error comunicacional”.

Ahora, usted se preguntará: ¿qué diablos pretendía esta nueva legislación?
Pues bien -según nos dicen los políticos- lo que querían con esta ley era regular (controlar) la situación de los medios y sus auspiciadores en Chile. Pues, actualmente, con tanto medio digital no regulado, era necesario –según ellos– establecer “reglas” claras entre auspiciadores y los dueños de los medios en casos de no cumplimento de
contratos,¿?. Es decir, –como todo en Chile S.A– la ley se plantea desde la lógica del comercio, del “pobre” empresario, y no desde las comunicaciones.

También decían que era una oportunidad para que los medios digitales recibieran dinero por concepto de publicidad estatal ¿?. Sin embargo, como medio digital que somos, desde acá decimos: no gracias, estamos bien aquí sin ustedes. Además, ¿con qué cara ofrecen plata con su inútil publicidad, si la mayoría de la publicidad estatal en Chile se la llevan los grandes consorcios radiales extranjeros y televisivos? Y en cuanto a prensa escrita, basta ver los kioscos, todos copados con diarios de COPESA y El Mercurio: diarios que, además, se llevan todo el dinero del avisaje estatal. Entonces, ¿de qué financiamiento nos hablan?

Proyecto censurador
Ahora bien, si este proyecto no se hubiera filtrado tal cual se supo, nuestros –no tan queridos– parlamentarios, hubiesen establecido un marco “legal” que les hubiese permitido perseguir –bajo la excusa de la legalidad, claro– cualquier cuenta en redes sociales de acuerdo a su antojo y arrojo. Y claro, no hay que ser Einstein para darse cuenta que las cuentas que habrían perseguido no iban a ser precisamente las de las chicas y sus selfies diarias, ni tampoco las fotos de perros o gatos subidos por los internautas. Las cuentan que hubiesen perseguido hubiesen sido todas aquellas críticas del gobierno, parlamento, justicia, policía, empresarios, etc. En definitiva, cuentas asociadas a personas descontentas con el sistema en su conjunto.

Sin embargo, como en este país olvidamos todo tan rápido, una vez “aclarado” que nadie tendría pagar por subir cosas, los internautas se olvidaron del asunto y siguieron en los suyo: salvando el mundo mediante “likes”.

Ahora bien, los medio digitales gratuitos y no lucrativos, como esta misma revista, deben permanecer en alerta. Pues como dije anteriormente, esta ley no se está diseñando para seguir y amedrentar a cualquier persona que tiene cuenta en alguna red social. Esta ley se está cocinando para perseguir y obligar a convertirse en medios con fines de lucro a cualquier medio digital gratuito que exista en la web en la actualidad. Y de paso, silenciar de manera “legal” a todos los que
critican de manera independiente al sistema.

Es por eso que es tan importante que medios como Pluma Roja, y otros tantos que proliferan y que publican a diario información en un país donde toda la prensa pertenece a una sola clase social: la clase alta, no sean obligados a convertirse en medios formales. Pues eso significaría volverse parte del sistema, tener que pagar por informar y existir, y por ende, haría inaccesible la información a quienes tienen sed de verdad e información útil pero que no tienen dinero para acceder a ella.

En definitiva, la nueva ley de medios digitales, es una ley que está cocinando a la medida de los de siempre: los dueños del capital y la producción. Una ley que quiere hacer desaparecer a toda la prensa alternativa y creciente, y que en la actualidad, realiza una labor más eficaz, a la hora de informar, que la realizada por los grandes medios y corporaciones.
Porque su mayor interés no es precisamente hacerse millonaria con la publicidad del gobierno, ni de los bancos, o alguna universidad privada. No, su mayor interés es informar y generar opinión en un pueblo que ha dejado de ser educado en las
escuelas para pasar a ser adoctrinado en las “artes” de la competencia, la deslealtad y el querer ser millonario, y todo esto orquestado, claro, desde los grandes medios de comunicación y el poder económico.

Por eso, desde acá decimos:

¡NO A LA NUEVA LEY DE MEDIOS DIGITALES! ¡NO A LA CENSURA!

Por Pablo Mirlo

Artículo publicado en Revista Pluma Roja N°22 Febrero 2015

Para más visite Revista Pluma Roja


¿Tenemos debate? * Pablo Mirlo

Hace tiempo que dejé de ver televisión y escuchar programas de radio acerca de política y contingencia. Para ser honesto, me hastié de tanta porquería sesgada. Sin embargo, siempre a uno le llegan pequeñas “noticias” de cuál o tal polémica es la que está de moda.

Pues bien, si bien esto no es una polémica en sí, ilustra el nivel de ceguera de quienes se autodefinen como “pluralistas” y adalides de la democracia y la verdad.

Resulta que hace poco realizó una gira por Chile y Latinoamérica un representante de la República Democrática de Corea: el español radicado en dicho país de nombre Alejandro Cao de Benós. El hombre, además de dictar varias charlas a nivel nacional, visitó distintos sets de televisión, entre ellos CNN Chile, etc. Sin embargo, donde más llamó la atención fue en su aparición en el programa Vigilantes del canal La Red.

En este programa, de emisión diaria a nivel de nacional, en el cual se tratan diferentes temas “polémicos” -en realidad, solo las pataletas y berrinches diarios de twitter- y además, se “debate”, el portavoz de Corea fue sometido a un burdo y sesgado interrogatorio en el cual, las preguntas del entrevistador, rebosaban de desinformación, críticas y un marcada postura imperialista ante las respuestas del entrevistado.

Sin embargo, la guinda que coronó tan bochornoso interrogatorio fue cuando el entrevistador, claramente exaltado, le pregunta a Alejandro, claramente cuestionando la “democracia” del país asiático: “¿En su país hay programas de debate cómo ÉSTE?

[Insertar cara hipócrita aquí y risas por favor]

Pues resulta que, ESE programa de “debates” llamado Vigilantes, que el entrevistador mencionaba, no es precisamente el ejemplo de un programa pluralista y en el cual, de verdad, se enfrenten posturas ideológicas contrarias, como para enaltecerlo como ejemplo de un programa “democrático”, en un país TAN “democrático” como Chile.

Muy por el contrario, en dicho programa solo se escucha UNA voz; la voz de la clase alta, la cual, con matices más matices menos, al final, siempre defiende nimios intereses burgueses, sin jamás tener un real idea de lo que pasa en las calles, ciudades y poblaciones de este largo país. Como ya lo dijera el grupo Sol y Lluvia, a muchos de ellos, de verdad, les falta hacer una largo tour por el Chile real para que vean la vida tal como es.

Ahora bien, el problema del “debate” (o la falta del el) no sería tan grande si no fuera porque en Chile, y no solo en el programa Vigilantes, sino que en todos los canales y radios, está secuestrado por una elite que solo debate cosas concernientes a sus intereses.

Es divertido como en radio Bio-Bío, por ejemplo, en el programa de la tarde de Julio Cesar Rodriguez, una vez a la semana se lleve a dos representantes de los “polos opuestos” de la política en Chile: nada más y nada menos que Francisco Vidal (perteneciente a la alianza gobernante) y a Mario Desbordes (perteneciente a la “oposición” de derecha), siendo que ambos, antes que todo no representan a nadie, salvo a los intereses de una pequeña burguesía chilena. Sin mencionar además que: ambos pertenecieron a ramas de las fuerzas armadas y la policía, es decir, viven tranquilitos y gratis con la pensión de papá estado. Es decir, de hambre no se están muriendo. Y por último, para coronar lo absurdo de todo esto, Francisco Vidal es un aliado del gobierno “socialista” de la presidenta actual, siendo que este gobierno es más facho que los mismos fachos que representa Mario Desbordes, su “opositor”. ¡País de locos!

Entonces, el panorama que se dibuja en estas “democráticas” tierras de Chile resulta desalentador. En la televisión, los movimientos populares de abajo e izquierda verdaderos, no existen, y cuando resulta que, por esas cosas de la vida, se invita a algún representante de estos grupos, se les ridiculiza, se les tacha de extremistas y de poco menos que terroristas y que quieren destruir el país. O cuando llega una fuente, por ejemplo, de un lugar desde el cual se han tejido tantos mitos y desinformación, como lo es el caso de la República Democrática de Corea, se la critica, interroga y ridiculiza, mostrando a Chile como un ejemplo de democracia versus la Corea de Kim Jong-un.

Por algo no ganó las elecciones presidenciales del 2013 Roxana Miranda, la única candidata que era del Pueblo. Pues el Pueblo no existe en los medios de comunicación. El Pueblo no tiene espacio para debatir con la elite. El Pueblo no tiene los espacios para expresar su realidad. Y peor aún, gran parte del Pueblo, se ha tragado el cuento de que pertenece a la etérea “clase media”: el mejor chiste que ha inventado a la elite para que los pobres no se sientan tan pobres o mal mientras les saquean los bolsillos a manos llenas. El Pueblo no tiene consciencia de clase.

Por Pablo Mirlo

Artículo publicado en Revista Pluma Roja N°21 Enero 2015

Para más visite: Revista Pluma Roja

jhj

Alejandro Cao de Benós


¿Guerra contra, o con, el narcotráfico?

Hace un par de semanas ocurrió un hecho que colinda con la corrupción –palabra vedada en este país de funcionarios públicos tan responsables y ante todo, no corruptos–.

En un operativo llevado a cabo por gendarmería que consistía del traslado de reos desde la ciudad de Ovalle hasta la cárcel de Huachalalume en La Serena, un llamado telefónico ordenó el no ingreso de unos de los reos a tal cárcel.

El reo en cuestión se trataba de un narcotraficante condenado a 10 años de cárcel, el señor Luciano Contreras, hijo del presidente comunal del partido socialista.

Los gendarmes encargados del traslado dijeron que se negaron en primera instancia a trasladar de vuelta al reo a la cárcel de Ovalle, pues creyeron que se trataba de un error, sin embargo, cuando el llamado para su inmediato traslado llegó desde el subdirector operativo de la dirección nacional de gendarmería las cosas adquirieron otro tono, y se vieron en la obligación de proceder a devolverlo.

Ahora bien, el asunto no termina ahí, pues el primer llamado a gendarmería para frustrar el traslado del narcotraficante se hizo desde un teléfono registrado por el senado, más específicamente desde un teléfono de la oficina parlamentaria de la senadora Adriana Muñoz del Partido por la Democracia (PPD). Raro ¿no?

En resumidas cuentas el caso terminó así. Efectivamente el reo fue devuelto a Ovalle. La senadora dice que no sabe nada. La dirección general de gendarmería emitió un comunicado explicando lo inexplicable, quedando todo el asunto como materia de investigación. Investigación cuyo resultado, como ya sabemos, jamás sabremos.

Pongo de muestra este caso, que puede parecer anecdótico, pues encierra una verdad más negra que el traslado de una cárcel o no de un narcotraficante. Lo que deja en evidencia es la concomitancia entre el poder político y el narcotráfico.

Por años he escuchado como alegato –por parte de los que apoyan la legalización de todas las drogas– el argumento de que la guerra contra el narcotráfico está perdida. Por años he escuchado a los políticos decir que ya no hay caso y que ahora solo queda “prevenir”, etc. Sin embargo, me cuestiono: ¿cómo no va a estar “perdida” la guerra contra el narcotráfico si no quisiera la han enfrentado como si de una guerra se tratase?

Son capaces de intervenir mi computador. Son capaces de meter presos a vendedores de hamburguesas veganas. Son capaces de meter presos a manifestantes. Son capaces de meter presos a los luchadores sociales. ¿Y no son capaces de encerrar a los narcotraficantes? ¿No son capaces de intervenir sus teléfonos? ¿Cómo se comunican estos tipos? ¿Con narco-palomas mensajeras, señales de humo, mensajes cifrados?

Lo recientes y detestables hechos sucedidos en México en contra de los 43 estudiantes desparecidos de Ayotzinapa, por enésima vez, solo desnudan la relación entre narcotráfico y política que domina todos los rincones de nuestra actual sociedad, de la cual Chile no es la excepción.

La guerra contra el narcotráfico es una guerra ficticia: jamás comenzó, jamás se enfrentó. De lo contrario ya habría resultados visibles. Sin embargo, nuestras cárceles solo están llenas de pobres, de asaltantes menores, de vendedores de cosas falsas, etc. Mientras los verdaderos criminales se pasean libre, y algunos se dan maña de hasta sentarse en el congreso.

Entonces, cuando nos hablan de que hay una guerra contra el narcotráfico es una burda, falsa e inmensa mentira. A los estados les conviene mantener a la población sujeta a todo tipo de drogas, desde las legales como el consumo de tabaco y alcohol, hasta las ilegales, como la cocaína y otros similares. Les conviene mantener a la población enajenada, sin tiempo para pensar, vivir, reflexionar, pues tan pronto llega el “finde” la única meta de los ciudadanos oprimidos es hacerse pedazos tomando y consumiendo esas mismas drogas (amparadas por el estado) para “escapar” de la realidad, en vez de CAMBIAR la realidad. El estado se alimenta de las drogas como método de control masivo, por esa razón no combate a los narcotraficantes, que son el origen del problema, pues prefiere “combatir” a este gigante etéreo que son las drogas, antes que combatir a sus hijos, parientes, sobrinos, padres y amigos, que son los narcotraficantes: la raíz del problema.

Por eso en definitiva, la emancipación del Pueblo pasa por muchas etapas, una de ellas es reconocer al enemigo, al verdadero, y que muchas veces se viste de carismático político o líder innato, pero que en el fondo, solo viene a domar las masas y seguir trabajando con los que nos quieren con la cara contra el suelo y mendigando monedas.

La lucha o guerra contra el narcotráfico se ha dado por perdida, pero claro, se ha dado por perdida pues los que nos gobiernan quieren que así lo creamos, mientras ellos se benefician de la adicción del Pueblo, su sometimiento y su ignorancia.

Por Pablo Mirlo

Artículo publicado para Revista Pluma Roja N°20 diciembre 2014.

Para más visite Revista Pluma Roja.


La almacenera de Chile

l.php

Hace un par de meses, la encargada del almacén llamado Chile, se fue de gira por África. Visitó un par de países, incluido, obviamente, la parada obligada en Sudáfrica. Interesante –pensé– seguramente anda haciendo algo por los chilenos, o para fortalecer lazos de índole continental con esos pueblos, pero no, craso error el mío, como buena almacenera, Bachelet no solo no andaba en una misión diplomática, sino que andaba en una misión como administradora de este largo y angosto boliche. Andaba comprando gas, pero no para usted, para el empresariado.

En aquel viaje de shopping de la presi se dio el tiempo incluso de hacer un poco de turismo también. Fue así que visitó la cárcel donde estuvo prisionero Nelson Mandela y donde ocurrió algo bastante decidor. Un periodista, de esos que tienen pantalones –no como la mayoría de los que se gradúan en este país– hizo un paralelo entre la figura de Salvador Allende y su gobierno transformador y el de ella, y le preguntó si se sentía ligada de alguna manera al Compañero Presidente. Como se imaginarán, nuestra presi, que solo lee le que le pautan desde la embajada gringa y Casa Piedra, respondió algo menos consistente que el mismo gas que andaba comprando. Diciendo que sí, pero que no, pero en el fondo –como siempre– dejando a la libre interpretación de cualquiera que la oyera si estaba o no en línea con la obra de Allende. Desde la derecha la criticaron –era que no– diciendo que no podía ser que ella se sintiera identificada con ese “pésimo” gobierno. Desde la izquierda, bueno, ya saben lo que pensamos, Bachelet no le llega ni a los talones a Allende. Pero en el fondo, lo que quiero dejar en claro aquí son dos enseñanzas.

La primera, Bachelet andaba de viaje por África, no tendiendo puentes entre los pueblos de Chile y ese continente. Todo lo contrario, como es la tónica de los gobiernos post-dictadura, ella andaba tendiendo puentes para hacerle la vida más fácil al empresariado en Chile. Buscándole combustible a la gran minería, para que sigan saqueándonos a manos llenas. Por ende, comparar a su gobierno con el de Allende, es francamente mezclar aceite con agua. Por un lado tenemos al presidente que nacionalizó el cobre, y por otro, a la presidenta que lo regala. Ahora bien, de esto no hay que culpar al periodista por la pregunta, pues si yo supiera la historia de Bachelet, lo de su padre asesinado en dictadura y su militancia socialista en plena dictadura, le haría la misma pregunta. El hecho notable es que alguien, en otro país, desprendiera de sus labios aquel nombre vedado del discurso de quienes se autoproclaman de izquierda y gobiernan con la derecha. Lo notable es que tenga que venir un periodista de otra parte del mundo a preguntarle a Bachelet lo aquí ningún periodista tiene los pantalones de preguntarle en Chile. Este hecho es simplemente la constatación de que las cosas aberrantes que en Chile nos parecen normales, en el mundo, no pasan desapercibidas, como por ejemplo, el hecho de que todo el espectro político haya decido deshacerse de todo lo que tenga alguna relación con Allende y su Gobierno Popular. Chile ha sido gobernado por la derecha los últimos 41 años y Salvador Allende, su legado e historia prende la llama de la esperanza en todos los pueblos del mundo, menos acá, cuya imagen, historia y legado ha sido borrado por las elites golpistas y el duopolio político y la concomitancia de las dos derechas. Al menos el nombre y la leyenda de Allende en el planeta se extienden, aunque la mismísima Bachelet, (del partido socialista) no quiera.

La segunda enseñanza tiene que ver con las viajes de Mamilet. Pues claro, a finales de octubre emprendió un viaje por Europa. Paró en Londres y estuvo presente en un evento de esos en los que ni tú ni yo jamás estaremos, se llamaba Chile Day, y era una feria que tenía por propósito ensalzar el nombre de Chile como un lugar “serio y seguro” para invertir dinero. La comitiva era francamente deplorable: políticos de la ultraderecha, de la derecha gobernante, representantes de la bolsa de comercio. Es decir, lo más granado de los ladrones de cuello y corbata estaban allá con plata de nuestros impuestos haciendo negocios para ellos. Hermoso. Pues bien, pasó ese viaje, y la presi fue a parar a Alemania, y allá aseguró que buscaba establecer lazos para que más y más empresarios invirtieran en esta tierra tectónicamente saltona y convulsionada, es decir, seguía con el mismo libreto escrito por los empresarios. Y bueno, para finalizar recaló en España, y allí nuevamente siguió con el mismo discurso, buscar plata para hacer que Chile crezca –claro, el Chile de los ricos, es uno muy diferente del nuestro–. Ah, y como buena reina, se reunió con otros más flojos que nuestros políticos mientras estuvo en la península ibérica: la corona española. ¿Qué lindo no?

Pues, la segunda enseñanza de esta gira empresarial es simple. ¿Qué diablos tenemos que hacer para que de una vez por todas estos políticos hagan cosas en bien de la gente y no de sus amigotes empresarios?

Miro a Venezuela, y veo que tiene acuerdos de intercambio médico con Cuba. Miro a Uruguay, y veo que tiene clínicas gratuitas auspiciadas por Cuba. Veo a Bolivia y tiene acuerdos energéticos con Venezuela. Veo a los países tan cercanos territorialmente, pero tan lejanos en lo ideológico con Chile y los veo: haciendo acuerdos de intercambio educacional, otorgando educación gratuita a propios y extraños, los veo uniéndose contra el imperialismo, los veo estableciendo acuerdos de intercambio cultural. ¿Y nosotros? Aquí, al lado de la mesa, esperando como los perros las migajas que caen del empresariado. Nosotros, aquí viendo como mancillan nuestra vida, desde la cuna a la tumba. Nosotros, aquí dejándonos someter como ganado a tiranos que no quieren que nada cambie y que, cada vez que pueden, nos faenan.

¡¿Qué más tenemos que padecer para despertar?! ¡¿Qué más tenemos que hacer para liberarnos?!

Seguramente mañana llegarán los barcos tras recorrer medio mundo con su asqueroso gas, mientras a nuestro alrededor el gas emana natural, pero como en Chile manda el empresario, ni pensar en llegar algún acuerdo con Bolivia en relación al mar y el gas. No, Chile, en ese sentido es respetuoso de los tratados invasores y opresores firmados el año de la pera.

¡Despierta Chile, despierta Pueblo!

Por Pablo Mirlo

Artículo publicado en Revista Pluma Roja N°19, Noviembre, 2014.


Pasajes a la Tierra * Pablo Mirlo

Ahora resulta que para prestigiar la política,
“Debemos cuidar a los políticos”.
Nos dicen que para preservar la democracia,
“Hay que darles las gracias”.
Exclaman que para ayudarlos a gobernar,
“Debemos alimentar su popularidad”.
Nos ladran:
“Resulta que para salvar la nación hay que dejarlos en paz”.

Sin embargo, la política esta desprestigiada,
Por su inoperante actuar.
La democracia nació muerta,
Cuando tras la dictadura los militares,
Se vistieron de frac.
Gobernar, ahora, solo significa defraudar,
Y encabezar al empresariado,
Desde el presidencial altar.

Mas el día que en la Tierra se prohibieron los políticos:

El hombre fue libre,
La mujer independiente,
El niño jugó en paz.
Y los parlamentos se convirtieron en escuelas,
Las cárceles se cerraron,
Las bombas se extinguieron,
Y la guerra se la llevó el dios Marte.

Las llaves de la justicia aparecieron.
Los pasajes de la verdad se encontraron.
Y el hombre no explotó al hombre.
La diosa Economía se suicidó.
Y la vida solo se apagó,
Tras el paso de los años sobre tú y yo.

Tal vez de vez en cuando sería bueno,
Comprarles pasajes a la Tierra,
A tanto político lunático,
Que vende su dignidad por unos pesos,
Mientras los pobres piden pan y lloran detrás del parlamento.

3694339-5450346

Por Pablo Mirlo

Licencia Creative Commons


La comisión * Pablo Mirlo

Estimado(a)  CLIENTE Ciudadano(a)

Con respecto a su queja formal permítame señalarle lo siguiente:

De manera urgente estableceremos una comisión investigadora que evalúe en comisión, los resultados de las comisiones anteriores, para así invocar esta comisión.

Ahora bien, para que la comisión arroje resultados satisfactorios, los comisionados serán elegidos de una mesa de comisionados expertos y muy bien pagados preparados en técnicas especializadas de comisión y omisión.

Cabe señalar también que, la comisión tendrá lugar una vez que, los comisionados anteriores entreguen un balance de las dietas y servicios utilizados durante el desarrollo de sus respectivas comisiones.

A fin de establecer la hora, lugar, y emplazamiento de la presente comisión, se llevará a cabo una comisión de comisionados a cargo de llamar a la comisión de tiempo-espacio respectiva.

Una vez solicitada esta comisión, tendrá lugar una reunión de comisionados anteriores, junto con un panel de expertos que evaluarán de manera rigurosa la situación, a fin de determinar la factibilidad de la conformación de la presente y nueva comisión.

La comisión estará presidida por un comisionado elegido cuidadosamente de una terna de comisionados confiables y capacitados; todos ellos nominados por comisionados de menor rango.

Ahora bien, esta nominación puede tomar un poco de tiempo, pues la conformación de la comisión investigadora,para este caso, debe conformarse una vez que las comisiones anteriores arrojen sus conformaciones definitivas.

Sin embargo, no se preocupe. Lo más probable es que la comisión encargada de entregarle sus respuestas se encargue también de entregárselas a sus descendientes, siempre y cuando, los comisionados se pongan a trabajar desde mañana mismo.

Lamentablemente, mañana empiezan sus vacaciones.

Así que tememos que lo mejor que puede hacer es olvidarse del asunto, pues de conformarse la comisión de manera urgente, esto conllevaría un gran gasto fiscal, y como usted sabrá, en un año de crisis, consideramos poco prudente el incurrir en gastos innecesarios que vulneren el presupuesto de la nación.

En conclusión, usted bien puede pudrirse esperando nuestra inútil comisión.

Más simple y claro, imposible.

 

Atte.

Su excelencia

El Presidente de la República.

Pd: Si tiene un buen pasar económico y abultada cuenta bancaria, lo esperamos el lunes a primera hora, y podríamos así, quizás, encontrar una mejor solución, sin una comisión de por medio.

 

Por Pablo Mirlo

reuniones

 

 

 

Licencia Creative Commons


El blog de Fabio

Baluarte literario y cultural

Mi arca de escritos

Este espacio constituye mi pequeño cosmos y es un fiel reflejo de mí; alberga escritos sobre todo aquello que me gusta, me apasiona, me interesa y me infunde curiosidad. Para leer alguna de mis entradas, selecciona la ''categoría'' que sea de tu preferencia , o bien, echa un vistazo a lo ''más visto'' Todo lo publicado es de mi autoría.

Alejandra Meza Fourzán

Autor/Author Blog

Poemario Primario

Un puñado de sentimientos, vivencias, sueños y delirios, en forma de sencillos poemas.

La Piedra Psilosofal

-Amo ergo Sum-

Pintura del Cosmos

Relatos, cuentos y literatura

Mi lengua nativa

mis letras, mi cosmos...

Globo de Ayer

Es un poco y mucho de todo (poesia, musica, letra e historias)

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Un gato mas en la ciudad

To bit or not to bit

Literatura, cultura y nuevas tecnologías

Este blog aporta herramientas multimedia para aprender y disfrutar de la literatura y de la cultura

Yo amo al cine

Criticas, estrenos y más

Singularette

No solo soltera, sino singular

(Nos)otros

Escribiéndote...escribiéndome...escribiéndo(Nos) a (otros)

novelaromanticaescritorajoven

A almas vivas, ardientes, soñadoras y guerreras.

simple Ula

I want to be rich. Rich in love, rich in health, rich in laughter, rich in adventure and rich in knowledge. You?

Sus pinturas

El blog de mis pinturas