Archivo de la etiqueta: Documental

About a son

About a Son es el nombre del documental que, desde mi humilde punto de vista, mejor aborda el universo del emblemático líder de la banda estadounidense Nirvana: Kurt Cobain. La obra dirigida por Aj Schnack, basada en las entrevistas realizadas por el periodista Michael Azerrad para su libro Come as You Are: The Story of Nirvana, nos permite viajar en tres diferentes estados a conocer en mayor detalle la historia Kurt: estado musical, estado visual y estado mental. Y de esta manera, lograr una mayor comprensión de quién fuera el hombre detrás de los sonidos que marcaron a toda una generación.

ESTADO MUSICAL

Una de las cosas que destaca de este documental, es el especial trato que se le da a la banda sonora del mismo. La música presente, pese a no tocar una sola canción de Nirvana (lo más probable por no contar con los permisos necesarios) logra una conexión especial con el espectador, pues lo pone a la misma altura del protagonista. Tanto el espectador como Cobain, pasan a ser melómanos estudiosos de los artistas y sonidos de aquellos años. Además, la banda sonora nos permite también, adentrarnos en otro fenómeno: el viajar a los oídos de Cobain y vivir con él las anécdotas que nos va contando, como si estuviéramos sentados en el living de su propia casa.

Es así como, por ejemplo, cuando Kurt cuenta una anécdota de cuando acompañaba a su papá al trabajo, no podemos evitar sentir que estamos con él escuchando a Queen en la van de su padre. O cuando habla de unos de los covers que grabaron de Creedence Clearwater Revival, y de fondo, suena Up Around the Bend. Todos momentos preciados para el buen observador.

La música no es un mero adorno en este trabajo. Las letras de las canciones y sus autores, también son parte de la narración de la historia de Kurt, y mejor aún, nos transportan a los sonidos que inspiraron, provocaron y causaron curiosidad en la mente de un todavía, joven Cobain. Desde ese punto de vista, es valiosísimo el aporte musical de este documental, pues nos permite vivenciar el proceso creativo del artista, y desenvolver con él la madeja de lo que terminaría siendo expresado, finalmente, en su trabajo discográfico.

ESTADO VISUAL

Otro punto a favor de este documental, es la fotografía. Y es que About a Son no escatima en recorrer calles, puentes, librerías, callejones, carreteras, casas rotas, patios, veredas y árboles. Todos estos parajes permiten al espectador comprender en una dimensión visual, todo lo que Kurt presenció. Partiendo en Aberdeen, la ciudad natal de Cobain, para luego pasar por Olympia, y terminar en Seattle. Todas estas ciudades nos pintan una imagen de lo que fuera el entorno físico del músico, y cómo estos fueron moldeando su carácter a medida que los fue conociendo y dejando. La fotografía del documental se hace rica en paisajes nublados, lluviosos y de apariencia fría, todo los cual parece encajar muy bien con los sonidos crudos y afilados que terminarían saliendo como rayos de la guitarra de Kurt. En lo personal, disfruto mucho cuando en la pantalla ves las realidades que rodean al artista, pues sería fácil mostrar su mansión, o su vida tras el éxito. Pero no, en este caso, se muestra la crudeza del entorno; la vida antes del estrellato. Pienso que cuando se muestra la realidad de esta manera, se puede apreciar mucho más al artista y su trabajo final.

ESTADO MENTAL

Conocer a un artista –o cualquier persona– por lo que dice, y no por lo que dicen de él, pienso que es una de las grandes cosas que todos deberíamos hacer de vez en cuando si de verdad admiramos a ese artista o persona. En este aspecto, el documental cumple a cabalidad con ese propósito, pues no nos presenta un relato acerca de Kurt Cobain, o gente hablando de él. No, es Cobain mismo hablándole al espectador. Son sus palabras y reflexiones las que podemos oír, sin intermediarios. Esta forma de presentar al protagonista, obviamente, lo deja expuesto al escrutinio del público o sus críticos. Sin embargo, a diferencia de otros documentales, en este caso, el protagonista sabe que está siendo entrevistado, y como tal, dice lo que mejor le parece. Ya sea que esto pueda gustarle o no al resto, ya no es problema de él. Él solo presenta su verdad, su historia, sus temores, sus conflictos, en definitiva, su vida. Y ante eso, hay que agradecer este tipo de forma de presentar a Kurt, pues saber su opinión sobre el estado del rock (especial atención a su reflexión con respecto al estado el rock en 20 años más, es decir nuestro ahora. Su visión es totalmente certera). O su opinión con respecto a las drogas, el periodismo, el divorcio o la tecnología, por nombrar solo algunos ejemplos, resulta fascinante para el espectador si este pretende lograr una comprensión más profunda del artista y su trabajo. Pues detrás de cada obra siempre hay una gran razón o, tal vez, ninguna, pero eso queda a libre interpretación nuestra, no a lo que alguien más nos diga.

A 22 años de la partida Kurt Cobain, pienso que esto es una buena manera de seguir escarbando en los recovecos de su trabajo y encontrar nuevas gemas que nos sigan asombrando e invitando a comprender todo su universo –ya sea que este fuera de la Tierra o extraterrestre, tal y como a él le gustaba pensar– es un viaje al cual los fans de su trabajo, no pueden renunciar.

Por Pablo Mirlo

Publicado en Revista Pluma Roja Abril 2016

Para más, visite: revistaplumaroja.wordpress.com

Anuncios

La muralla de todos

Tengo una predilección especial por aquellos que no cantan a la alegría. Por aquellos que ven el mundo desde las grietas. Por aquellos que observan el espectro completo de los colores de los que se compone la existencia y no solo los colores cálidos. Tal es el caso de Roger Waters (bajista y compositor de Pink Floyd).

Cuando Pink Floyd –la banda que en sus inicios solo era conocida en los circuitos reducidos de la música y los bares londinenses– se convirtió en un fenómeno de ventas a nivel mundial, no significó para nada que la vida les estuviese sonriendo, ni que el navegar por las aguas del éxito les significará sanar todas las heridas del pasado y presente. Todo lo contrario, las exigencias de la industria, y la alienación que significaba vivir en el estrellato, les significaron y, de manera especial para Roger Waters, el hundirse en un mar de dudas, oscuridad, desesperanza y rabia.

Roger Waters
La vida de Waters no estaba marcada precisamente por lo que muchos llaman éxito. Su padre y abuelo les fueron arrebatados en plenas guerras mundiales (1 y 2 respectivamente). Como buen observador, Waters se percató de las injusticias, dolores y complejos que siembran en el sistema educativo. Y, además, sufrió la pérdida de un amigo en la figura de Syd Barret cuando este, sumido en la experimentación descontrolada con LSD, ya no era dueño de sí mismo –razón que le costó la salida de Pink Floyd–.

Pink Floyd
La vida y “éxito” de Pink Floyd tampoco era de lo mejor. Luego del multi-ventas The Dark Side of the Moon (1973), Waters tuvo que enfrentarse a la maquinaria devastadora de la industria musical que todo lo mercantiliza. Sus respuestas críticas a esta forma de hacer negocios quedaron registrados en los álbumes Wish You Were Here (1975) y Animals (1977), ambos testamentos de la disociación del ser humano y su parte humana, esta última, cada vez más cerca de las características de una máquina que la esencia propia de un ser vivo.
Sin embargo, pese a este descubrir de la maquinaria que todo lo consume, y plasmar esa idea en su trabajo, ni siquiera eso era algo que era percibido o comprendido por sus contemporáneos. La calma y la alegría, le seguía siendo esquiva.

Animals, la crítica, y el dinero
La publicación de Animals (1977) no fue muy bien recibida por fanáticos y críticos. La crítica arreciaba sobre sus últimos trabajos. Y aquellos que habían llegado hipnotizados por The Dark Side of the Moon, ya no disfrutaban del “nuevo” Pink Floyd. Además, la banda estaba sumida en unos líos legales que no la dejarían en muy buen pie económico. Las cosas no iban bien… No había dinero, ni apoyo.

Surge The Wall
Fue en este contexto que una idea comenzó a madurar en la mente de Waters. La idea de un álbum, película y gira. Una obra gigantesca y novedosa que constaría de estas tres partes, en las cuales expondría de manera abierta sus temores, miedos y visión apocalíptica de la sociedad como nunca antes y, de paso, resolvería los problemas económicos en los que estaba sumido junto a sus compañeros.

The Wall (muchísimo más que un álbum)
El resultado de esta idea salió a la luz en 1979, se llamó The Wall, eran un álbum doble, y que pretendía ser promocionado a nivel mundial con una gran gira (gira que no pudo realizarse en su totalidad por lo costoso del proyecto). La producción y composición corrió por casi completa cuenta de Roger. Y su logró máximo (en lo comercial) fue conseguido con el single Another Brick In the Wall, Pt 2.

Sin embargo, pese al éxito del álbum, es con la película de 1982, dirigida por Alan Parker, que la obra empieza a alcanzar niveles de hazaña épica, pues ya no es solo el contenido denso, y sonoro del álbum lanzado en 1979 el que lleva al oyente a un mundo a punto de rebalsarse de tanta injusticias y dolor, ahora, es la película la que permite visualizar ese mundo a través de las animaciones y actuaciones allí magistralmente presentadas.

La película
La película muestra la historia de Pink, un músico que a través de su vida es sometido a todo tipo de humillaciones, todas las cuales lo terminan obligando a construir una muralla para esconderse y refugiarse de todos. Pink, cuando niño perdió a su padre en el medio de una guerra sin sentido. Su madre lo sobreprotegió. En la escuela fue opacado por ser poeta. Su mujer lo dejó por otro hombre. Y por último, las drogas lo consumen, como el fuego al cigarrillo.

El resultado de todo esto es la muerte del hombre y el surgimiento de un personaje de características fascistas que termina sometiendo a todos a su alrededor, discriminando a lo diferente y aplastando a aquellos que piensan distinto.

La película en sí, tuvo una buena recepción entre los más fanáticos en esos momentos, sin embargo, nadie podía imaginar el nivel de alcance y vigencia que The Wall alcanzaría con el paso del tiempo. Y es que ¿Acaso se han dejado de pelar guerras? ¿Se ha dejado de explotar al hombre? ¿Se ha dejado de condicionar el desarrollo la de las habilidades de los niños en las escuelas? Lamentablemente, no. La visión desesperanzadora de The Wall sigue presente.

Admiración
¿Por qué admirar tanto la obra de Waters expresada magistralmente en The Wall?

Por lo siguiente:
Porque como si la realización de un álbum doble, la película, y una gira en los 80 no fuera suficiente, la mente incasable de Waters rescató la obra a comienzos de esta década, para el placer de todos los que la admiramos, y la convirtió en una gira y documental en la cual sigue expresando su sentir.

The Wall, el documental
Hace poco se estrenó el documental de la gira de The Wall realizada durante los años 2012 y 2013. Y bueno, uno no puede sino rendirse ante la magnificencia de la obra que aborda aún de manera más profunda lo planteado hace más de 35 años: Waters sigue luchando por cambiar el mundo.

Porque claro, todos ya intuíamos que la obra de The Wall, en realidad, era un trabajo autobiográfico más que una obra de un colectivo de músicos. La obra en sí era Waters (con algunas referencias a Barret, especialmente en la película) luchando contra la sociedad, los gobernantes y sus estúpidas guerras, la educación como sistema carcelario y la mercantilización de todo; el derrumbe de las relaciones humanas, la destrucción de la naturaleza y los más pobres. Pues bien, todo esto y más, queda registrado en el documental.

El viaje
Durante los 2 horas 12 minutos que dura el film, acompañamos a Waters en viaje que lo lleva de Inglaterra a Italia, más específicamente a la playa donde su padre cayó muerto en combate en la segunda guerra mundial. Durante el trayecto, también, Roger sostiene conversaciones con distintos amigos entorno a la guerra y sus experiencias. Todas conversaciones acompañadas de imágenes y música de los conciertos de la gira; elementos que aportan muchísimo en un viaje que se vuelve, a medida que pasan los minutos, cada vez más desolador. Todos estos detalles hacen sin duda, de esta obra, un documental que se hace indispensable para los amantes de la música y el arte como herramienta de combate.

Me deprimo y hago The Wall
Una de las cosas que más gusta de la obra de Roger Waters es su capacidad de canalizar sus frustraciones en cosas que trascienden lo personal. En la actualidad, mucha gente se deprime o sufre y su gran solución es ir y publicarlo en alguna red social. Waters, en cambio, agobiado por las deudas, la vida y la tragedia, va, se deprime, y sale con The Wall bajo el brazo. Si eso no es digno de admiración, no sé qué será.

The Wall, en definitiva, ilustra la muralla de todos. La muralla que debemos derribar para alcanzar una sociedad mejor, y la paz individual.

¡Larga vida a The Wall!

Por Pablo Mirlo

Publicado en Revista Pluma Roja Enero 2016

Visite

revistaplumaroja.wordpress.com


El Botón de Nácar

A estas alturas hablar de Patricio Guzmán, no es sino hablar de una de las mentes más brillantes, lúcidas e importantes de la escena documental chilena y latinoamericana. También, por qué no decirlo, es palpar la sabiduría y fortaleza encarnada de un viejo roble en las manos, corazón y mente de un hombre cuyas raíces se hunden en lo profundo de la tierra para extraer sus secretos y luego lanzarlos al universo desde sus ramas, hojas y copa; para declarar la verdad y luchar por la memoria; para bañarnos con su sabiduría. Patricio Guzmán es un grande entre los grandes y dado que acaba de estrenar en estas australes tierras su más reciente documental, aprovechamos la oportunidad para comentarlo y humildemente difundirlo.

EL DOCUMENTAL
Hace poco se estrenó finalmente en Chile el más reciente documental de Patricio Guzmán, El botón de nacar. Y bien digo finalmente, pues luego de un largo periplo por varias salas de Europa durante los últimos meses, y de haber recibido la más alta distinción en el Festival Internacional de Cine de Berlín, el premio Oso de Plata por mejor guión, finalmente la película recaló en cines chilenos. (No todos obviamente. Las multinacionales del cine prefieren mil veces más hacer rotar en las carteleras una y otra vez bazofias del tipo hollywoodense de moda, antes que cine documental).
Pues bien, el documental, si es que ese es el nombre que se le debe dar (yo opino que es muchísimo más que eso. Ya lo explicaré) aborda nuevamente como eje central el rescate de la memoria y esa hermosa relación que existe con el agua: el agua como elemento vital, el agua como elemento de registro, el agua como testigo de crímenes. Para ello, el documentalista une cabos entre la “desconocida” -por no decir: ocultada o escondida- historia de los pueblos originarios del extremo sur del continente americano; pueblos navegantes que por milenios fueron los amos y señores de las islas de la Patagonia y que supieron convivir en perfecto equilibrio con la naturaleza, las estrellas y el agua, hasta que la “civilización” los aniquiló. Y el también aniquilado pueblo chileno en los tiempos de la dictadura; pueblo que soñó en grande proyectos revolucionaros en los años 70 para luego terminar muriendo inmerso en una pesadilla militar, en la cual, el mar se convirtió en mudo testigo y tumba de muchos de ellos. El resultado de este viaje por el agua nos da como resultado el caminar a los lugares remotos y ocultos de la memoria nacional, invitándonos a la reflexión. Todo esto magistralmente narrado por su director y la excelente fotografía expuesta.

AVISO PARA NAVEGANTES
Ahora bien, para el iniciado en el trabajo documental de Patricio Guzmán, esto podría resultar ser tan solo otro documental más entre otros miles que hablan de pueblos arrasados por la civilización, el hombre blanco y sus pestes, la dictadura y los genocidios. Sin embargo, no es eso lo que hace de este nuevo trabajo un viaje que debe ser llevado a cabo no solo por todo aquel que guste del cine documental, sino que por todo aquel que se aprecie de humanista. Lo que hace que este trabajo este por lejos más allá del concepto o etiqueta de documental, es la magia de las palabras de su director, la composición de las imágenes, de los sonidos, de las miradas, de las reflexiones. No es un documental que te inunde de información, al contrario, te permite reflexionar mientras lo ves o escuchas el canto del agua. Es una obra de arte en todo su esplendor. Es poesía pura; cruda por momentos y conmovedora en otros. Una obra que no deja indiferente.
UN GUERRERO DE LA MEMORIA
Las armas de Patrio Guzmán contra la memoria obstinada han sido siempre su lente, la historia y las voces de los vencidos mas no abatidos. En esta oportunidad nuevamente se sienta al lado de la fogata y nos traspasa historias como el viejo sabio de la tribu, para que seamos sabios, para que sepamos quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde queremos ir.

El rol de maestro de las nuevas generaciones, de eslabón entre la verdad y la mentira, de abuelo de la justicia, aunque él no lo acepte, por humildad, cada vez le queda mejor, y en esta oportunidad, su Botón de Nácar, es una muestra clara de ello.


El blog de Fabio

Baluarte literario y cultural

Glykós Katharsis

Este espacio constituye mi pequeño cosmos y es un fiel reflejo de mí; alberga escritos sobre todo aquello que me gusta, me apasiona, me interesa y me infunde curiosidad. Para leer alguna de mis entradas, selecciona la ''categoría'' que sea de tu preferencia , o bien, echa un vistazo a lo ''más visto'' Todo lo publicado es de mi autoría.

Alejandra Meza Fourzán

Autor/Author Blog

Soñando...

Micro creaciones llenas de mi alma... u otras.

La Piedra Psilosofal

-Amo ergo Sum-

Pintura del Cosmos

Relatos, cuentos y literatura

Globo de Ayer

Es un poco y mucho de todo (poesia, musica, letra e historias)

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Un gato mas en la ciudad

To bit or not to bit

Literatura, cultura y nuevas tecnologías

Este blog aporta herramientas multimedia para aprender y disfrutar de la literatura y de la cultura

Yo amo al cine

Criticas, estrenos y más

Singularette

No solo soltera, sino singular

(Nos)otros

Escribiéndote...escribiéndome...escribiéndo(Nos) a (otros)

novelaromanticaescritorajoven

A almas vivas, ardientes, soñadoras y guerreras.