Archivo de la etiqueta: Cuba

Algo llamado Democracia

democraciaSiempre me ha interesado la discusión en cuanto a lo que realmente significan los conceptos dependiendo de quién los interprete. En el caso de la palabra democracia esto se vuelve especialmente interesante, dado que cada país o tendencia política pareciera tener una determinada apreciación de lo que esta palabra significa. Así, por ejemplo, tenemos varios países del mundo llamando dictadura al sistema de gobierno que rige los destinos de Cuba. Mientras que, por otro lado, tenemos varios países llamando democracia al sistema estadounidense. Sin embargo, ¿qué diablos es realmente o qué significa democracia en nuestros días para el común de nosotros?

Definición

Sí, se supone que hay una definición de carácter etimológica que establece que democracia proviene del griego antiguo Demos, que significaría pueblo y de la palabra Kratos, que significaría poder, lo cual ha sido interpretado por muchos como el poder de pueblo, o algo así. Sin embargo, incluso con respecto a la definición exacta del mismo término hay muchas opiniones –casi tantas como las que hay con respecto a qué es realmente una democracia en la actualidad como sistema de gobierno– así que esa discusión se la dejaré a los expertos. Vamos a lo práctico.

La “dictadura” cubana (adjetivo de carácter peyorativo otorgado principalmente por adalides del libertinaje económico y pensamiento conservador fascista) tiene cosas en su sistema bastante interesantes. Por ejemplo: Salud y educación gratuita, garantizada y de calidad. Todos derechos establecidos e irrenunciables para su pueblo que ya se quisieran las demás “democracias” del mundo o del mismo continente americano.

En cambio, la “democracia” estadounidense (adjetivo auto impuesto y respaldado por todos los demás países que le siguen el juego al gobierno imperialista gringo con tal de no perder su respaldo) no garantiza tales derechos a su pueblo. Solo garantiza el libre acceso a todo lo que quiera su población, siempre y cuando, tenga suficiente dinero para permitírselo.

En cuanto a lo político, la “dictadura” de Cuba, tiene un sistema de partido político único, el Partido Comunista, del cual salen los respectivos representantes populares de cada comunidad. Por su parte, el sistema político estadounidense (“democracia”), tiene dos grandes partidos políticos, en “teoría”, contrarios: republicanos y demócratas. Sin embargo, ninguno de estos partidos pareciera representar el sentir de su población, pues sin importar quién esté en el gobierno, ya sea que gane uno u otro, siempre terminan gobernando para los bancos, la fuerza militar y la prensa conservadora.

Entonces, ¿por qué Cuba es considerada una dictadura y EE.UU, no? Pareciera ser que, a la hora de establecer qué es una democracia, el ejercicio intelectual de los conservadores pasaría por garantizar el que “todos” pudieran participar del juego de la las elecciones periódicas a través de la conformación de partidos políticos. Por ende, para ellos,  cualquier sistema que no permita la creación de nuevos partidos sería considerada una dictadura.

¿Qué significa todo esto?

Que en esta nueva concepción de democracia, esta ya no sería el poder del pueblo. En la nueva definición, por parte de los conservadores, una democracia debería ser definida como la capacidad de los pueblos de organizarse en partidos políticos y participar del juego de las elecciones (con los correspondientes beneficios que esto traería: el que te paguen por no hacer nada en los parlamentos, que el estado financie tu partido político, y el tener la posibilidad, de vez en cuando, de sentarte a gobernar). Es decir, cualquier sistema que garantice una burocracia holgazana en un parlamento será considera democracia. Toda aquella en lo que no exista el juego de las elecciones: una dictadura.

El caso de Chile

El caso de Chile es magistralmente ejemplar de ambas situaciones. Durante la década de los 70 y 80 en el país se experimentó una cruel dictadura. Se anularon los partidos políticos y se persiguió a todos aquellos con tendencias de izquierda y se estableció un modelo de mercado liberal, con fuerte enfoque en el extractivismo. Sin embargo, luego de años en las calles, finalmente se permitió, mediante un plebiscito, que la gente decidiera si quería que la dictadura siguiese o se llamase a elecciones democráticas. La respuesta de la gente fue notable, y pese al miedo, la opción de poner fin a la dictadura triunfó.

Sin embargo, una vez inaugurada la “democracia”, por allá a comienzos de los años 90, con partidos políticos, parlamento, etc. Poco a poco la gente se fue dando cuenta que las cosas no cambiaron para mejor. Se mantuvo el modelo económico establecido en dictadura, se fortaleció el modelo exportador en desmedro del desarrollo de una industria local más fuerte, y sobre derechos sociales, ni hablar: la salud no es un derecho y la educación tampoco, pues las versiones públicas de ambas han sido abandonadas a su suerte con la esperanza que todo el mundo se pase al mundo privado y, obviamente, pague por estos “derechos”.

Es decir, la nueva “democracia” chilena, con elecciones periódicas, partidos políticos, etc. No ha logrado cambiar nada este país desde que se impusiera la dictadura fascista el año 1973. Es decir, el tener partidos políticos, y el que estos no representen a nadie, es igual o peor a estar en dictadura.

Tal vez alguien dirá: “Pero antes se mataba y torturaba por pensar distinto, y ahora no”.

Pues buen, yo digo: “Quizás ahora no se mate y torture masivamente, pero se sigue haciendo de manera más sutil. Con encarcelamientos injustos de luchadores sociales y asesinatos selectivos”.

¿En definitiva?

La democracia no es del pueblo, la democracia es de unos pocos que se disfrazan de políticos y participan, lucran y viven del juego de las elecciones, nada más. La democracia es una cosa de las elites, un engranaje en el que el pueblo y su opinión no valen nada. Si me dieran a elegir entre la “dictadura” cubana, la “democracia” gringa, o la “democracia” chilena, claramente me quedo con la “dictadura” que se preocupa de educar a su población y de darle salud gratis y de calidad. Es decir el sistema cubano. Y es que: ¿Qué es el hombre? ¿Su salud y su educación? o ¿los bienes que acumula? Al menos para mí, es más importante la salud y la educación.

Por Pablo Mirlo

Publicado en Revista Pluma Roja Agosto 2016

Para más, visite revistaplumaroja.wordpress.com


Las garras del imperio * Pablo Mirlo

garras

No llevo mucho tiempo en este planeta, sin embargo, algunas cosas he aprendido en este poco tiempo. Una de esas cosas es dudar SIEMPRE de los pasos de la dictadura más grande y solapada del mundo: la gringa.

El reciente anuncio de restablecimiento del diálogo entre los gobiernos de Cuba y el gobierno de EE.UU ha sido recibido con gran alegría y optimismo por muchos, y no es para menos, la situación de no diálogo entre ambos países, en plena era de las comunicaciones era, por decir lo menos, cavernaria y atemporal.

Sin embargo, debo ser justo, y antes de exponer mis dudas ante esta apertura de ambas naciones, es preciso que me sienta feliz por el pueblo cubano. Si ellos se sienten felices, luego de tantos padecimientos, injusticia y aislamiento por parte de la dictadura gringa, es preciso que yo, amante lejano de esas tierras y costas, también comparta con ellos esa alegría. Pues no es poco lo que han debido pasar. Sometimiento, abandono y castigo de gran parte del mundo perteneciente a la órbita capitalista gringa, por el solo hecho pensar distinto y querer ser independientes.

Es preciso que destaque el valor de ese pueblo de declararse libre de la mano imperial y de mantenerse digno ante las presiones internacionales por más de medio siglo. Y de no ceder jamás ni claudicar en sus convicciones. Los métodos para sostener esa autonomía pueden ser discutibles, sin embargo, no se puede soslayar el encomiable valor y fortaleza de aquel pueblo.

Hecha esta aclaración parto por exponer mis dudas.

Hay un dicho muy extendido por Latinoamérica que dice: “si nunca ha habido un golpe militar en Estados Unidos, es porque en ese país no hay una embajada gringa”. Sin embargo, más allá de la ironía del dicho, que puede sonar gracioso, detrás se esconde una tremenda verdad. Y es que las embajadas gringas, lejos de ser establecimientos diplomáticos, en Latinoamérica, siempre han sido utilizadas como verdaderos caballos de Troya, a través de los cuales, históricamente se ha colado dinero y tráfico de influencias para mantener los territorios alineados con el imperio del norte.

Demasiado bien sabemos lo que hicieron en Chile –y aun hacen–.

En la década del 60, por ejemplo, impulsaron la llamada “revolución en democracia” como método “civilizado” para sustituir los aires emancipadores que soplaban de la gran Cuba hacia toda Latinoamérica. En este periodo, la embajada gringa jugó un rol importante en la coordinación de los esfuerzos para que en las elecciones presidenciales del 64, en Chile, ganase el candidato que en el discurso proponía una “revolución democrática” por sobre una revolución armada: Eduardo Frei Montalva. Y lo lograron, impidiendo de paso, una revolución armada.

Luego, 6 años más tarde, cuando el pueblo logró lo “impensado” en 1970, y eligió al primer presidente socialista en la historia del mundo votado de manera democrática, Salvador Allende, esa misma embajada y desde la Casa Blanca se digitó el asesinato de generales democráticos y respetuosos de la constitución, como lo fue el general Scheneider. Y luego, bueno, ya sabemos el resto de la historia. Quemaron la casa de gobierno y junto con eso, mataron al presidente del Pueblo, Salvador Allende.

Es por eso que tengo dudas ante el restablecimiento del diálogo entre Cuba y EE.UU, pues si eso significa una embajada gringa en suelo cubano, sería realmente peligroso, no solo para Cuba, sino que para todo Latinoamérica.

El peligro está en destruir a Cuba desde adentro. Piensen cuántas veces han intentado a asesinar a Fidel Castro y la Revolución (sin embajada gringa en territorio cubano de por medio). Y ahora, con una embajada allí, en su territorio, ¿creen que Washington resistirá la tentación de no hacer nada?

Desde un punto de vista global, la movida de EE.UU solo obedece a esos temores eternos que tiene de perder su supremacía militar.

A sabiendas que el sueño de Bolivar sigue extendiéndose desde Venezuela al resto de Sudamérica, lo que el imperio pretende por un lado es: separar a Cuba de Venezuela, y luchar por conquistar el territorio de Chavez, y además, evitar que una nueva crisis de los mísiles con Rusia; país con el cual se ha vuelto demasiado hostil en los últimos años.

Es por todo esto que no se puede confiar en un estado como el gringo que por una lado pretende “hacerse amigo” de Cuba, mientras que por otro sigue instigando y gestionando un golpe de estado en Venezuela.

Lo que Estados Unidos pretende con esta jugada es sacarse todas esas piedras del zapato que le molestan, y tener un continente americano subyugado en toda su extensión; desde Alaska hasta Tierra del Fuego, y para eso, era imprescindible penetrar en la isla caribeña, y a su modo, sutil y lento, tomar posesión de un territorio que siempre ha temido se convierta en una base militar rusa que los ponga en peligro -siendo que ellos tienen bases por todo el mundo y nadie puede quejarse.

En fin. No puedo confiar en las palabras del premio nobel Obama. En ese hombre que mata a distancia con sus drones. Que motivó una revolución nazista en Ucrania. Que invade Siria. Que castiga a Venezuela. Que es heredero de quienes mataron a Allende. Que conspiró para matar a Chavez. Lo siento, pero no puedo confiar en ese gobierno, para mí, todo esto del restablecimiento del diálogo es solo el primer paso para someter a Cuba y a Venezuela, desde dentro, y de paso, acabar con el sueño de la Patria Grande.

Sin embargo, confío en el Pueblo Cubano, que se ha preparado y educado por años para hacer frente a las dificultades.

Espero que Cuba y Venezuela nos sigan iluminando el sendero a recorrer y que la revolución no se venga abajo.

Por Pablo Mirlo

Publicado en Revista Pluma Roja N°21 Enero 2015

Para más visite Revista Pluma Roja


El blog de Fabio

Baluarte literario y cultural

Mi arca de escritos

Este espacio constituye mi pequeño cosmos y es un fiel reflejo de mí; alberga escritos sobre todo aquello que me gusta, me apasiona, me interesa y me infunde curiosidad. Para leer alguna de mis entradas, selecciona la ''categoría'' que sea de tu preferencia , o bien, echa un vistazo a lo ''más visto'' Todo lo publicado es de mi autoría.

Alejandra Meza Fourzán

Autor/Author Blog

Poemario Primario

Un puñado de sentimientos, vivencias, sueños y delirios, en forma de sencillos poemas.

La Piedra Psilosofal

-Amo ergo Sum-

Pintura del Cosmos

Relatos, cuentos y literatura

Mi lengua nativa

mis letras, mi cosmos...

Globo de Ayer

Es un poco y mucho de todo (poesia, musica, letra e historias)

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Un gato mas en la ciudad

To bit or not to bit

Literatura, cultura y nuevas tecnologías

Este blog aporta herramientas multimedia para aprender y disfrutar de la literatura y de la cultura

Yo amo al cine

Criticas, estrenos y más

Singularette

No solo soltera, sino singular

(Nos)otros

Escribiéndote...escribiéndome...escribiéndo(Nos) a (otros)

novelaromanticaescritorajoven

A almas vivas, ardientes, soñadoras y guerreras.

simple Ula

I want to be rich. Rich in love, rich in health, rich in laughter, rich in adventure and rich in knowledge. You?

Sus pinturas

El blog de mis pinturas