Corrientes robóticas

El tema de los robots da para mucho. Es por eso que en esta ocasión, y siguiendo de alguna manera lo escrito en mi anterior columna, echaremos un vistazo a un mundo post-humanos, donde para muchos, nosotros, no somos más que un vago recuerdo, o en el peor de los casos, un ridículo mito.

Imaginemos que estamos muchos siglos en el futuro. Luego de toda la experimentación llevada adelante por científicos entre los siglos XX y XXI, finalmente, en el siglo XXV, los robots inteligentes logran independizarse de los humanos, logrando así ser los amos de este planeta. Como consecuencia de este triunfo robótico, ahora se respira paz y equilibrio entre esta nueva especie y las demás especies vivas no humanas del planeta. Es más, la reciente y flamante especie triunfadora, los robots, logran, además, establecer todo un sistema de sociedad basado en la supremacía de las máquinas sobre todos los demás seres vivos. Ahora bien, esta supremacía no se basa en la imposición de condiciones a la fuerza por sobre los demás, sino que, más bien, es una supremacía obvia: los robots fueron creados para no morir; los seres vivos, sí.

Sin embargo, muchos siglos más adelante, en el siglo XXXV, la lucha independentista robótica, la experimentación humana con inteligencia artificial, y el equilibrio logrado con la naturaleza en el planeta Tierra, ya comienza a tambalearse. Y es que el paso del tiempo ha hecho que muchos ya no recuerden, ni tengan claro, quiénes son, ni de dónde vinieron. Para algunos robots, las historias que platean otros robots, acerca de que seres humanos fueron sus creadores, no son más que cuentos y leyendas desgastadas por el tiempo. Para otros, en cambio, estas historias son más ciertas de lo que muchos quieren aceptar.

Es en este contexto que, dos tipos de corrientes se comienzan a perfilar: la corriente pro-seres humanos y la corriente contra-seres humanos.

La corriente pro-seres humanos plantea que se debe honrar la memoria y el legado de quiénes los crearon. La corriente opositora, en cambio, plantea que no es más que una leyenda todo eso que se dice acerca de que fueron creados por seres de carne y hueso. Ellos sostienen que siempre estuvieron aquí y que son la primera civilización inteligente sobre este planeta.

¿Cuál será el destino final de este choque de corrientes? Eso es motivo de reflexión para cada uno de nosotros. Sin embargo, lo verdaderamente interesante de preguntarse es lo siguiente: ¿Si seres humanos fueron lo que dotaron de una inteligencia artificial (basada en parámetros humanos) a estos seres del futuro, no significa eso que también los dotaron de nuestras mismas dudas y preguntas? Por ende ¿No los volvería eso también, en parte, humanos?

¿Si –supuestamente– es la capacidad de tener consciencia de nosotros mismos lo que nos diferencia de otras especies en este planeta, el dotar a otra especie de esa misma esa misma característica, no lo volvería iguales a nosotros?

La pregunta resulta relevante en un contexto futurista, pues el que los robots del futuro solo sean diferentes a nosotros en el plano físico, mas no en lo intelectual, podría resultar en que terminen replicando todas nuestras virtudes, así como también, nuestros peores vicios. Por ende, la creación de meras copias nuestras, podría también resultar en la consolidación de una especie, lamentablemente, muy similar a la nuestra, la cual, finalmente, se podría terminar dividiendo por las mismas estupideces que nos han separado por siglos a nosotros: creencias, banderas, nacionalidades, etc.

Es en este escenario que, quizá, las corrientes robóticas no disten mucho de nuestras propias corrientes de pensamiento actuales. Yo puse como ejemplo la creencia o no en la especie humana como la creadora de los robots, la cual se puede extrapolar a nosotros mismos: la creencia o no de que fuimos seres creados o somos producto de la evolución. Sin embargo, esto va más allá de que si fuimos creados o no. Pienso que la clave, si queremos avanzar en la creación de una especie que podría ser nuestra sucesora, es la de dotarles de la capacidad de búsqueda, asombro y reflexión. No llenarlos de respuestas, sino que de preguntas. No de certezas, sino que de dudas.

Quizá, lo más importante –si el camino que ya se ha decidido es el de seguir adelante con avances en inteligencia artificial para robots– sea que nosotros mismos, como especie humana, debamos primero superar nuestras propias aparentes diferencias. Para así llegar a algunos acuerdos que consoliden el respeto por las opiniones, visiones o creencias de los demás, sin importar cuáles sean estas.

Sin embargo, mientras sigamos divididos por tonos de piel u orígenes, creencias o pensamientos, mejor ni pensar en crear especies similares a nosotros en lo intelectual, pues nos falta muchísimo camino por recorrer todavía para respetarnos entre nosotros mismos, como esperar que otra especie, fruto de nuestra creación, lo haga.

Si se crea una nueva especie, esta no debe ser pensada desde la consciencia humana actual. Primero se debe re-pensar lo que no somos hoy en día, corregir lo que haya que corregir, y proyectar este nuevo ser humano hacia lo que deberíamos/podríamos ser. Si no se hace esto primero, los robots del futuro corren el serio riesgo de solo ser malas copias nuestras. Lo cual traería como consecuencia, el reemplazo de una especie violenta por otra.

A estamos a tiempo de hacer algo.

Por Pablo Mirlo

Publicado en prismalavista.com

Anuncios

Acerca de pablomirlo

Me considero un obstante, un sin embargo, un pero. Me considero un parlante, un sin regazo, un perro. No obstante considero, que sin embargo un perro, no obstante puede ser hablante, y en charcos, su propio dueño. Me considero un sin embargo, un marco descolgado, un cielo colgante, ensueños, un amargado. No obstante difiero. Tal vez ni concuerdo. Quizás ni debiera. Probablemente, ni es cierto. Ver todas las entradas de pablomirlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El blog de Fabio

Baluarte literario y cultural

Glykós Katharsis

Este espacio constituye mi pequeño cosmos y es un fiel reflejo de mí; alberga escritos sobre todo aquello que me gusta, me apasiona, me interesa y me infunde curiosidad. Para leer alguna de mis entradas, selecciona la ''categoría'' que sea de tu preferencia , o bien, echa un vistazo a lo ''más visto'' Todo lo publicado es de mi autoría.

Alejandra Meza Fourzán

Autor/Author Blog

Soñando...

Micro creaciones llenas de mi alma... u otras.

La Piedra Psilosofal

-Amo ergo Sum-

Pintura del Cosmos

Relatos, cuentos y literatura

Globo de Ayer

Es un poco y mucho de todo (poesia, musica, letra e historias)

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Un gato mas en la ciudad

To bit or not to bit

Literatura, cultura y nuevas tecnologías

Este blog aporta herramientas multimedia para aprender y disfrutar de la literatura y de la cultura

Yo amo al cine

Criticas, estrenos y más

Singularette

No solo soltera, sino singular

(Nos)otros

Escribiéndote...escribiéndome...escribiéndo(Nos) a (otros)

novelaromanticaescritorajoven

A almas vivas, ardientes, soñadoras y guerreras.

A %d blogueros les gusta esto: