La higuera

Crecí torcido, junto a un árbol,
con espejos rotos
rodeando
mi posición.

Al frente,
infinitos gatos
arrebatados de estrellas,
resguardaban la escalera,
bajo la cual,
dormía yo.

Detrás,
bajo una higuera,
conocí la guitarra,
y de mis dedos
salió la voz.
Era noche de san Juan
y vibraron las cuerdas.
Luego:
La lluvia
y un temblor.

Un viento fuerte vino después,
a soplar las crujientes hojas alrededor.
La llama de las velas
comenzó a danzar,
y preguntas:
¿qué suerte he tenido yo?

Crecí torcido como un árbol
la música brotó y brotó
la tierra se movió un tanto
y la lluvia no me mojó.

No podría decir
que la fortuna
me ha sido esquiva,
después de todo,
sigo vivo.

Después de todo,
ya sea en forma de leña,
bruma,
o espuma,
siempre termino,
aquí mismo,
contigo.

Por Pablo Mirlo

 

 

Licencia Creative Commons
La highera por Pablo Mirlo se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s