Todo estaba bien * Pablo Mirlo

Todo estaba bien
hasta que llegaste a arreglarlo
todo.

Iba perfectamente solo,
cuando me fuiste,
a soltar.

Unos remaches sueltos
amenazaban,
con hundirme
en lo profundo.
Viniste
a soltar el resto,
y nos hundimos
sin más.

Era
brasas y cenizas
pocas,
y tú fuego
me hizo mucho.

Era
la hoja
sobre la vena.
Y tú,
cuchilla,
sobre mis ojos.

Fuimos
el castillo embrujado
de reyes y reinas
sin corazón.
Un temporal eterno
y revuelto
sobre una postal
sin color.

Por Pablo Mirlo

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s