En la azotea * Pablo Mirlo

Oí pasos en la azotea,
viajé relojes entre mis orejas.
Y al mirar las estrellas,
allí estaba ella,
tenedor gigante en su mano izquierda
cola larga,
roja,
y tensa,
en punta de flecha.

Su séquito tocaba un desafinado
arpa color rubí,
cuya melodía,
reclamaba,
afilada,
mi mirar.

Nuestras manos
se cruzaron.
Las estrellas,
se apagaron.
Y en la penumbra,
me clavó el corazón.
Los llevó a sus labios rojos.
Lo besó.
Le clavó sus colmillos largos.
Lo tragó.

Oí voces en la azotea,
era su séquito que reía,
mientras yo diluía en agua,
la última canción.

Por Pablo Mirlo

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s