Hoy noche * Pablo Mirlo

Me gusta la noche, porque la noche no cambia. Puede que se sienta calurosa, fría o húmeda, pero si trata de luminosidad, se mantiene igual: oscura y negra. La noche no es como el sol, que delata, expone y señala. No, por el contrario, la noche es discreta. A veces se acompaña de estrellas, a veces de la luna, o a veces de ninguna. Pero siempre se mantiene igual: silente y quieta. Pienso que la noche y las nubes de lluvia, deben tener algún tipo de acuerdo secreto que desconocemos los encadenados a ella, para que cuando no sea de noche, al menos, las nubes negras sustituyan su embrujo en su ausencia; mientras esperamos que anochezca. Me gusta la noche porque se deja mirar la cara –no como el sol– y no esconde sus bellezas. Me gusta la noche porque no discrimina, y hace que todos los gatos se vean negros, sean estos: blancos, amarillos; malos o buenos. Pasarán los siglos, me volveré polvo, y ahí seguirá la noche siendo siempre serena, siempre oscura, siempre discreta, y a más de algún otro loco cautivará como a mí. Me gusta la noche hasta que amanece, y comienza la larga espera porque las nubes se confabulen, la luna se interponga, o algo suceda. Los días son solo paréntesis entre la belleza de noches enteras. Que el día se rinda, que la noche le suceda.

Por Pablo Mirlo

Star field over mountain range at night

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s