Ríos submarinos * Pablo Mirlo

Corría debajo del mar un río de almas nuevas;
almas recién salidas,
de los pulmones marinos del planeta.
Eran como estrellas,
de cinco puntas y bellas,
todas ellas más brillantes,
que una casa llena de luciérnagas.

Una a una se turnaban,
para decir buenas noches,
al sereno jefe de la torpedeada ribera,
de la cuenca del río norte.
Luego tomaban sus cosas,
cada una y seguían navegando,
como almas marinas llenas de quebranto,
escurridizas por los bordes.

¡Qué será de ellas cuando las envuelva la noche!
Seres del abismo azul marino las recogen.

¡Qué será de ellas cuando nadie las llore!
Seres con pluma y papel harán inmortales sus nombres.

Me vuelvo mar y mastico los días,
en el fondo no hay alma que no navegue sin bote.

Me vuelvo agua y humedad; sed y sal,
a cada alma nueva le daré mi nombre.

Por Pablo Mirlo

Anatoly-Beloshchin-2

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Anuncios

5 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s