La causa más peligrosa de defender en Chile

En los últimos años en Chile ha habido un sostenido aumento de la simpatía por diversas causas o luchas sociales.

Quizás uno de los movimientos más añejos en los últimos 25 años sea el movimiento ambientalista, que ha puesto en el tapete de la discusión diversas críticas al modelo de mercado y su adictiva manera de destruir la naturaleza para generar riquezas.

Otro movimiento que ha destacado en lo últimos años es el movimiento animalista, el cual, también ha salido a la calle a defender a los indefensos animalitos y el constante maltrato por parte del ser humano.

La causa gay tampoco ha quedado atrás, y miles se han manifestado a favor de ella tanto a nivel político, como a nivel de la ciudadanía abrazando sus causas con simpatía y gran apoyo.

Y otra causa que, también pareciera tener un amplio apoyo en la población, es la llevada adelante por la despenalización de la marihuana, la cual también gozaría de no poco adeptos.

Ahora bien, si de movimientos de largo aliento y apoyo se trata, el movimiento estudiantil es más antiguo aún, pues trae a sus espaldas las luchas de más 80 años en este país. Ni hablar del movimiento obrero, el cual ya debe llevar más de un siglo luchando. Estos movimientos, por esas mismas razones, he decidido separarlos de los primeros, pues considero que estos últimos dos abrazan causas que son transversales y que llevan apuntando por décadas a la transformación del sistema en su conjunto y no solo a luchas o intereses personales de grupo o colectividad.

Estas últimas dos causas también, “extrañamente”, siempre resultan con la mayor cantidad de simpatizantes tras las rejas. A diferencia de las otras causas señaladas al comienzo, las cuales, cuando marchan, nadie jamás resulta detenido ni es provocado por la policía a causar destrozos. Pareciera que al poder le interesará desprestigiar solo ciertas causas y hacer creer que no es tan “cool” luchar por justicia social, como sí lo es, por ejemplo, luchar por el matrimonio homosexual o a favor de la marihuana.

A lo que voy es que, claramente, hay causas y causas, y algunas son más aceptables o tolerables para el poder que otras. Por ejemplo, las causas gay, animalistas, o favor de la marihuana, son causas que apuntan a resolver problemas específicos dentro del marco institucional vigente, por eso son toleradas por el poder, pues les pueden ofrecer paliativos de cualquier color, tanto desde la izquierda a la derecha cuando se acerca la época de elecciones y lograr así, para cada partido político, arrastrar un par de votos más vía el populismo, sin jamás resolver las problemáticas de fondo de las demandas de estas colectividades. Es por eso que, estas causas no molestan al poder, pues no pretenden desmantelar el sistema injustamente construido por los que manejan los hilos la política y la economía, por eso no las reprimen.

En el caso de la causa ecológica. esta es cíclica. Solo representa un riesgo cuando los ambientalistas descubren que un nuevo lugar natural está a punto de ser profanado. Cuando esto ocurre, el gobierno de turno sale a “apagar el incendio”, o simplemente, se hace el desentendido, y al final, sigue haciendo negocios en las sombras, pero en el fondo, el gobierno de turno no se inquieta, pues sabe que no es una causa que cuestione el modelo político y económico del cual usufructúa .

Ahora bien, la causa más peligrosa de defender en Chile no es ninguna de las mencionadas hasta ahora.

En Chile, la causa más peligrosa de defender es la causa justa y legítima del Pueblo Mapuche.

El mundo, y mucho menos los chilenos alienados por el consumismo, los centros comerciales y las ofertas de temporada, se da cuenta de que el país está en guerra. En una guerra que nadie declaró formalmente, y que simplemente se ha llevado a cabo por más de 150 años contra un pueblo de una riqueza infinitamente superior a la del actual estado chileno, sin que este último se comporte de manera civilizada con ellos.

Todo comenzó en 1860 cuando el gobierno chileno inició una campaña expansionista en busca de controlar los territorios aledaños a la capital, Santiago. (En ese sentido, se podría decir que el resto del país siempre ha sido visto como una gran colonia por parte de quienes gobiernan desde Santiago). Y bueno, para conseguir sus objetivos debía “pacificar” (exterminar) territorios ocupados por SIGLOS por el Pueblo Mapuche.

Sí, ese mismo pueblo que resistió 400 años la invasión española. El único pueblo que no se sometió a la corona ibérica. El mismo pueblo que jamás se sometió a la dominación Inca. Ese mismo pueblo que nunca tuvo intenciones expansionistas, sino que solo proteger lo heredado por generaciones, de la noche a la mañana pasó a ser el enemigo de la oligarquía chilena, que no escatimo en invadir, asesinar, destruir y someter a ese pueblo con la punta del fusil y las balas.

Desde aquella invasión chilena, el Pueblo Mapuche ha sido reducido a pequeñas comunidades de unos cuantos miles de habitantes, luego de haber extendido su territorio desde el Atlántico hasta el Pacífico. Todo esto, esta más que claro decir, antes de que existieran dos “países” llamados Chile y Argentina que los arrasaron y despojaron hasta el día de hoy.

Ahora bien, volviendo al tema de las causas. Defender la causa Mapuche es por lejos la más peligrosa en Chile. Tanto para los Mapuche como para los chilenos simpatizantes con ella. Pues la justicia solo condena a aquellos que luchan por la liberación, autonomía y determinación del Pueblo Mapuche, y no contra las mega construcciones que arrasan su territorio sagrado y milenario contraviniendo todas las indicaciones de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas que, por ejemplo, en su Artículo 32 afirma: “Los pueblos indígenas tienen derecho a la libre determinación. En virtud de ese derecho determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural”.

En ese sentido, el estado de Chile, es un estado corrupto y despreciable, que borra con el codo los acuerdos que firma con la mano, pues JAMÁS ha permitido al Pueblo Mapuche autodeterminarse ni decidir sus destinos políticos, económicos, y mucho menos, territoriales.

En la actualidad, la justicia en el territorio Mapuche ocupado por Chile no solo encierra a los Mapuche por luchar, y los califica como terroristas, sino que también encierra a cualquiera que simpatice con la causa. Tal fue el caso de la cineasta chilena Elena Varela, quien en pleno proceso de grabación de su documental Newen Mapuche (2010) fue detenida y acusada de terrorismo y condenada a 15 años de cárcel luego de ser perseguida por agentes del estado. Finalmente, permaneció encarcelada 2 años, entre el 2008 y 2010. E insisto, solo por grabar un documental.

Pongo como muestra este ejemplo, pero lamentablemente, las injusticias contra este Pueblo y los luchadores sociales simpatizantes con esta causa se multiplican, y junto con ello, se apilan los montajes, los crímenes, la persecución, humillación y despreció hacia un Pueblo y cultura infinitamente más hermosa que la de occidente. Un Pueblo que comprende a la Naturaleza como un todo, que sabe que solo estamos de paso por esta vida terrenal y que lo mejor que podemos hacer es respetar los ríos que nos dan vida, los árboles que nos dan aire, las nubes que nos traen la lluvia que hace florecer las plantas que nos sanan. En definitiva, un Pueblo que sabe que en el fondo somos gente de la tierra, después de todo eso significa Mapuche (Mapu=tierra, Che=Gente).

Es por eso que la causa más peligrosa de defender en Chile es la causa Mapuche. Una causa que es ocultada y criminalizada por la prensa servil, subyugada y prostituida por el poder político y empresarial. Una causa que no es tan “cool” como otras causas, pero que desde mi humilde opinión, es una de las que más vale la pena defender. La siguiente causa a defender, desde mi punto de vista, sería el establecer una nueva constitución autoconvocada, popular y que salga de las entrañas del Pueblo y no del oligarca parlamento. A fin de fijar nuestras propias reglas del juego, y no las que nos han impuesto los que gobiernan de la mano del dinero.

Al menos, esas son las causas que yo abrazo: la liberación del Pueblo Mapuche y la liberación del Pueblo de Chile.

Por Pablo Mirlo

Artículo publicado en Revista Pluma Roja N°21 Enero 2015

Para más visite Revista Pluma Roja

Aquí les dejo el documental Newen Mapuche:

Anuncios

Acerca de pablomirlo

Me considero un obstante, un sin embargo, un pero. Me considero un parlante, un sin regazo, un perro. No obstante considero, que sin embargo un perro, no obstante puede ser hablante, y en charcos, su propio dueño. Me considero un sin embargo, un marco descolgado, un cielo colgante, ensueños, un amargado. No obstante difiero. Tal vez ni concuerdo. Quizás ni debiera. Probablemente, ni es cierto. Ver todas las entradas de pablomirlo

2 responses to “La causa más peligrosa de defender en Chile

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El blog de Fabio

Baluarte literario y cultural

Glykós Katharsis

Este espacio constituye mi pequeño cosmos y es un fiel reflejo de mí; alberga escritos sobre todo aquello que me gusta, me apasiona, me interesa y me infunde curiosidad. Para leer alguna de mis entradas, selecciona la ''categoría'' que sea de tu preferencia , o bien, echa un vistazo a lo ''más visto'' Todo lo publicado es de mi autoría.

Alejandra Meza Fourzán

Autor/Author Blog

Soñando...

Micro creaciones llenas de mi alma... u otras.

La Piedra Psilosofal

-Amo ergo Sum-

Pintura del Cosmos

Relatos, cuentos y literatura

Globo de Ayer

Es un poco y mucho de todo (poesia, musica, letra e historias)

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Un gato mas en la ciudad

To bit or not to bit

Literatura, cultura y nuevas tecnologías

Este blog aporta herramientas multimedia para aprender y disfrutar de la literatura y de la cultura

Yo amo al cine

Criticas, estrenos y más

Singularette

No solo soltera, sino singular

(Nos)otros

Escribiéndote...escribiéndome...escribiéndo(Nos) a (otros)

novelaromanticaescritorajoven

A almas vivas, ardientes, soñadoras y guerreras.

A %d blogueros les gusta esto: