Al vuelo * Pablo Mirlo

Como las cuerdas de mi guitarra,
así vibraba mi corazón.
Como remecido por un suave temblor,
al sentir tu voz flameante en camino hacia mi estancia.
Puse entre paréntesis los pétalos sobre tu caparazón
y desnudé mi alma entera para que supieras de mis desgracias.
Hoy marcho sobre las huestes de la desesperanza y desolación,
pues sé que solo así podríamos aferrarnos,
a lo poco que gotea de cada lágrima violácea.

Para reconstruir esto,
con dos besos nos basta,
Para armar nuestro refugio de dos
necesito del arribo de tu voz,
Para eso tengo mis orejas preparadas,
largas como las de un conejo
y como antenas hacia ti direccionadas
husmeando en tus recuerdos.

Las ondas que de ti emanan
son como el aroma de tus cartas perfumadas.
Hacen que las oscuras palabras se vuelvan claras
y que me hagan levantar del suelo al colchón.

Tengo tanto que aprender de ti todavía,
cariño, miel, dulce de mis desvelos.

Hagamos de estas palabras un solo corazón
y liberémoslas en pleno vuelo, mientras el tiempo las vuelve arena.

Para que caigan entre las aguas y las estrellas.
Para que nos hagan amantes entre los amantes.
Para que nos hagan caer en forma de pequeñas casas de madera,
y allí duerman bajo techo los que hoy sufren por no tener casa y sus camas en la tierra.

Por Pablo Mirlo

Orejas_de_conejo

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Anuncios

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s