Sala 33 * Pablo Mirlo

La cajita del equilibrio interno tenía que trisarse
para que por las grietas escaparan los demonios de la noche.
Allí es cuando aparece mi pluma
y los delinea en la penumbra,
los atrapa en el papel,
y los vierte en tinta roja hasta hacerlos desaparecer,
y ¡pum!
comenzamos otra vez,
y mañana será al revés.

Las grietas saldrán de mis pies
y los demonios se sentarán a tomar el té.
Se vestirán de doctores y enfermeras,
abogados y esclavos
cada cual más equivocado dándole latigazos
a los enfermos de la sala 33.

Mañana toca visita,
y de hace tiempo no sé la diferencia
entre el mañana y el ayer;
entre estar acostado o estar de pie.
De hace tiempo no sé la diferencia
entre tus manos que toman mis pálidas manos,
y las manos que me vienen a tomar el pulso antes de las 3.

Cada hora es un segundo,
cuando me visitas entre las 4 y las 6.

Quédate más un rato, aunque no te diga nada.
Llévame contigo, aunque ya no sienta nada.
Siento cada vez más cerca el galopar negro del fin.
Hazme cenizas vivas y déjalas encendidas dentro de tu corazón.
Sepulta mi cuerpo, mas no mis besos, querida, amor.

Por Pablo Mirlo

??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s