La almacenera de Chile

l.php

Hace un par de meses, la encargada del almacén llamado Chile, se fue de gira por África. Visitó un par de países, incluido, obviamente, la parada obligada en Sudáfrica. Interesante –pensé– seguramente anda haciendo algo por los chilenos, o para fortalecer lazos de índole continental con esos pueblos, pero no, craso error el mío, como buena almacenera, Bachelet no solo no andaba en una misión diplomática, sino que andaba en una misión como administradora de este largo y angosto boliche. Andaba comprando gas, pero no para usted, para el empresariado.

En aquel viaje de shopping de la presi se dio el tiempo incluso de hacer un poco de turismo también. Fue así que visitó la cárcel donde estuvo prisionero Nelson Mandela y donde ocurrió algo bastante decidor. Un periodista, de esos que tienen pantalones –no como la mayoría de los que se gradúan en este país– hizo un paralelo entre la figura de Salvador Allende y su gobierno transformador y el de ella, y le preguntó si se sentía ligada de alguna manera al Compañero Presidente. Como se imaginarán, nuestra presi, que solo lee le que le pautan desde la embajada gringa y Casa Piedra, respondió algo menos consistente que el mismo gas que andaba comprando. Diciendo que sí, pero que no, pero en el fondo –como siempre– dejando a la libre interpretación de cualquiera que la oyera si estaba o no en línea con la obra de Allende. Desde la derecha la criticaron –era que no– diciendo que no podía ser que ella se sintiera identificada con ese “pésimo” gobierno. Desde la izquierda, bueno, ya saben lo que pensamos, Bachelet no le llega ni a los talones a Allende. Pero en el fondo, lo que quiero dejar en claro aquí son dos enseñanzas.

La primera, Bachelet andaba de viaje por África, no tendiendo puentes entre los pueblos de Chile y ese continente. Todo lo contrario, como es la tónica de los gobiernos post-dictadura, ella andaba tendiendo puentes para hacerle la vida más fácil al empresariado en Chile. Buscándole combustible a la gran minería, para que sigan saqueándonos a manos llenas. Por ende, comparar a su gobierno con el de Allende, es francamente mezclar aceite con agua. Por un lado tenemos al presidente que nacionalizó el cobre, y por otro, a la presidenta que lo regala. Ahora bien, de esto no hay que culpar al periodista por la pregunta, pues si yo supiera la historia de Bachelet, lo de su padre asesinado en dictadura y su militancia socialista en plena dictadura, le haría la misma pregunta. El hecho notable es que alguien, en otro país, desprendiera de sus labios aquel nombre vedado del discurso de quienes se autoproclaman de izquierda y gobiernan con la derecha. Lo notable es que tenga que venir un periodista de otra parte del mundo a preguntarle a Bachelet lo aquí ningún periodista tiene los pantalones de preguntarle en Chile. Este hecho es simplemente la constatación de que las cosas aberrantes que en Chile nos parecen normales, en el mundo, no pasan desapercibidas, como por ejemplo, el hecho de que todo el espectro político haya decido deshacerse de todo lo que tenga alguna relación con Allende y su Gobierno Popular. Chile ha sido gobernado por la derecha los últimos 41 años y Salvador Allende, su legado e historia prende la llama de la esperanza en todos los pueblos del mundo, menos acá, cuya imagen, historia y legado ha sido borrado por las elites golpistas y el duopolio político y la concomitancia de las dos derechas. Al menos el nombre y la leyenda de Allende en el planeta se extienden, aunque la mismísima Bachelet, (del partido socialista) no quiera.

La segunda enseñanza tiene que ver con las viajes de Mamilet. Pues claro, a finales de octubre emprendió un viaje por Europa. Paró en Londres y estuvo presente en un evento de esos en los que ni tú ni yo jamás estaremos, se llamaba Chile Day, y era una feria que tenía por propósito ensalzar el nombre de Chile como un lugar “serio y seguro” para invertir dinero. La comitiva era francamente deplorable: políticos de la ultraderecha, de la derecha gobernante, representantes de la bolsa de comercio. Es decir, lo más granado de los ladrones de cuello y corbata estaban allá con plata de nuestros impuestos haciendo negocios para ellos. Hermoso. Pues bien, pasó ese viaje, y la presi fue a parar a Alemania, y allá aseguró que buscaba establecer lazos para que más y más empresarios invirtieran en esta tierra tectónicamente saltona y convulsionada, es decir, seguía con el mismo libreto escrito por los empresarios. Y bueno, para finalizar recaló en España, y allí nuevamente siguió con el mismo discurso, buscar plata para hacer que Chile crezca –claro, el Chile de los ricos, es uno muy diferente del nuestro–. Ah, y como buena reina, se reunió con otros más flojos que nuestros políticos mientras estuvo en la península ibérica: la corona española. ¿Qué lindo no?

Pues, la segunda enseñanza de esta gira empresarial es simple. ¿Qué diablos tenemos que hacer para que de una vez por todas estos políticos hagan cosas en bien de la gente y no de sus amigotes empresarios?

Miro a Venezuela, y veo que tiene acuerdos de intercambio médico con Cuba. Miro a Uruguay, y veo que tiene clínicas gratuitas auspiciadas por Cuba. Veo a Bolivia y tiene acuerdos energéticos con Venezuela. Veo a los países tan cercanos territorialmente, pero tan lejanos en lo ideológico con Chile y los veo: haciendo acuerdos de intercambio educacional, otorgando educación gratuita a propios y extraños, los veo uniéndose contra el imperialismo, los veo estableciendo acuerdos de intercambio cultural. ¿Y nosotros? Aquí, al lado de la mesa, esperando como los perros las migajas que caen del empresariado. Nosotros, aquí viendo como mancillan nuestra vida, desde la cuna a la tumba. Nosotros, aquí dejándonos someter como ganado a tiranos que no quieren que nada cambie y que, cada vez que pueden, nos faenan.

¡¿Qué más tenemos que padecer para despertar?! ¡¿Qué más tenemos que hacer para liberarnos?!

Seguramente mañana llegarán los barcos tras recorrer medio mundo con su asqueroso gas, mientras a nuestro alrededor el gas emana natural, pero como en Chile manda el empresario, ni pensar en llegar algún acuerdo con Bolivia en relación al mar y el gas. No, Chile, en ese sentido es respetuoso de los tratados invasores y opresores firmados el año de la pera.

¡Despierta Chile, despierta Pueblo!

Por Pablo Mirlo

Artículo publicado en Revista Pluma Roja N°19, Noviembre, 2014.

Anuncios

Acerca de pablomirlo

Me considero un obstante, un sin embargo, un pero. Me considero un parlante, un sin regazo, un perro. No obstante considero, que sin embargo un perro, no obstante puede ser hablante, y en charcos, su propio dueño. Me considero un sin embargo, un marco descolgado, un cielo colgante, ensueños, un amargado. No obstante difiero. Tal vez ni concuerdo. Quizás ni debiera. Probablemente, ni es cierto. Ver todas las entradas de pablomirlo

2 responses to “La almacenera de Chile

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El blog de Fabio

Baluarte literario y cultural

Glykós Katharsis

Este espacio constituye mi pequeño cosmos y es un fiel reflejo de mí; alberga escritos sobre todo aquello que me gusta, me apasiona, me interesa y me infunde curiosidad. Para leer alguna de mis entradas, selecciona la ''categoría'' que sea de tu preferencia , o bien, echa un vistazo a lo ''más visto'' Todo lo publicado es de mi autoría.

Alejandra Meza Fourzán

Autor/Author Blog

Soñando...

Micro creaciones llenas de mi alma... u otras.

La Piedra Psilosofal

-Amo ergo Sum-

Pintura del Cosmos

Relatos, cuentos y literatura

Globo de Ayer

Es un poco y mucho de todo (poesia, musica, letra e historias)

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Un gato mas en la ciudad

To bit or not to bit

Literatura, cultura y nuevas tecnologías

Este blog aporta herramientas multimedia para aprender y disfrutar de la literatura y de la cultura

Yo amo al cine

Criticas, estrenos y más

Singularette

No solo soltera, sino singular

(Nos)otros

Escribiéndote...escribiéndome...escribiéndo(Nos) a (otros)

novelaromanticaescritorajoven

A almas vivas, ardientes, soñadoras y guerreras.

A %d blogueros les gusta esto: