Castores de cuello y corbata

Dique fabricado por castores.

Dique fabricado por castores.

Hace un par de semanas, mientras hablaba un día con mi madre, ella me contó de un reportaje que había visto en la tele. Me decía que el programa se hablaba de la compleja situación ecológica que se vive en el extremo sur de Chile por culpa de los castores. Al comienzo, la escuché para intentar informarme con respecto al tema, pues lo desconocía. Sin embargo, cuál no sería mi sorpresa, tras luego de terminada nuestra conversación, acabo descubriendo un tema controvertido e interesante, que es lo que me anima ahora a compartirlo con ustedes.

Lo que descubrí:

Primero: No sabía que habían castores en Chile –mis conocimientos con respecto a la flora y fauna nacional no son precisamente vastos–.

Segundo: No sabía que podían ser considerados tan “problemáticos”.

Pues bien, ella me contaba que en el reportaje decían que estos animalitos dañaban el ecosistema debido a: la construcción de diques que hacían en los ríos, la destrucción de árboles en la zona y el desvío e inundación de zonas aleñadas por culpa de sus madrigueras. Ahora bien, mientras escuchaba esto, pensaba: “¿cómo va a ser posible que los animales destruyan la naturaleza? ¿No se supone que la naturaleza es sabia?” No me cuadraba esta relación entre animales y daño al ecosistema. Pues bien, seguí escuchando. Ella me decía que en el lugar estaba autorizada la caza de los castores, y que en el reportaje, los hombres que recorrían la zona, se encargaban de destruir estas verdaderas obras de ingeniería maestra construidas por estos animalitos en los ríos, pues, “según los expertos”, estos terminaban secando, o bien, inundando zonas a su alrededor, lo cual, en definitiva, dañaba el ecosistema.

Mmm, pensaba yo, algo no me sigue cuadrando en todo esto. Entonces pensé. Sí los animalitos son culpables de dañar el ecosistema con la tala de árboles y la construcción de diques. ¿Por qué no se hace nada en contra de las mega represas que se construyen a lo largo de Chile y que han sido impuestas contra la voluntad de los pueblos cercanos a estas zonas? Pues a todas luces, este daño es mucho mayor, y paradójicamente, minimizado por la prensa. A la mente se me vienen dos casos, el pueblito de Gualliguaica en el Valle del Elqui, y la zona de Ralco, en el Alto Biobío.

Pues bien, me quedé con esas ideas dando vueltas, y para ampliar mi conocimiento, me puse a investigar, pues me parecía hipócrita que se asesinara a los castores, y en cambio, a los “castores de cuello y corbata” que llegan de otras latitudes a generar riqueza a costa de nuestros ríos, nuestra flora y nuestra fauna, nadie los cazara. Fue así que, mediante la búsqueda descubrí la razón de esta “ilógica” forma de actuar de la naturaleza, eso de dañarse a sí misma.

Historia

Se supone que los castores no son nativos de esta zona. En realidad, fueron traídos a Tierra del Fuego desde Canadá por la armada argentina en 1947, para fomentar la industria peletera (industria que trabaja con la piel de los animales) en la zona. Sin embargo, como estos animalitos se encontraron aquí sin depredadores naturales, como sí los habían en sus tierras de origen, se multiplicaron hasta volverse una verdadera nación de castores, la que no pudo ser controlada, la cual finalmente terminó extendiéndose entre Chile y Argentina.

Una vez investigado este primer punto mi primera duda quedaba resuelta, podía seguir teniendo fe en la sabiduría de la naturaleza, pues no era su responsabilidad este desequilibrio ecológico en la zona. Como siempre, era culpa del ser humano y su ambición.

Ahora, me quedaba por responder mi segunda duda. ¿Cuándo se abriría la temporada de caza de empresarios que destruyen nuestra naturaleza a costa de llenar sus propios bolsillos? Y es que la situación es similar. Hombres de otras latitudes que han llegado a nuestro territorio, al no encontrar “depredadores” naturales, han inundado la tierra, talado los árboles, secado las comunidades cercanas. Las comunidades pehuenches bien lo saben en el Alto Biobío como, en nombre del progreso, se inundaron extensas zonas sagradas, cementerios ancestrales y zonas vírgenes con tal de construir una gigantesca represa, como lo es la central Ralco, la cual solo le ha servido a quienes llegan, destruyen y se van, para luego bañarse en el dinero que le reporta la generación de energía mediante el caudaloso río Biobío, mientras la flora, fauna y los pueblos originarios padecen la pobreza del progreso.

El caso de Gualliguaica en el Valle del Elqui es parecido. Se inundó por completo al pueblo para poder contener las escasas aguas del río Elqui, y construir allí el embalse Puclaro. Al menos en este caso, lo que no pudo hacer el hombre, sí lo ha hecho la naturaleza, y es que tras años y años de sequía, los restos del pueblito, o lo que queda de él, van quedando al descubierto tras la casi nula presencia de lluvias en la zona que permitan llenar el embalse. La naturaleza se ha vengado. Sin embargo, los que construyeron el embalse, dañaron el entorno, ya se hicieron millonarios, y obviamente, no viven en las inmediaciones del embalse.

Desinformando por la TV
Como siempre, da para pensar la hipocresía imperante en los medios que forman opinión, ya que mientras por un lado “demonizan” a los castores, por otro, se muestran muy atentos a las inquietudes de los inversionistas extranjeros, verdaderas pulgas que succionan nuestro territorio y sus riquezas. Los medios masivos de comunicación ignoran por completo el drama humano que viven las comunidades que han aprendido a ser autosuficientes, y que de un momento a otro, dejan de depender de la naturaleza como su sustento, nuevamente, por culpa del hombre y su ambición.

Al menos, si comparamos a los castores versus los empresarios, en el caso de los castores, estos no construyen porque se les ocurrió venir a “invertir” acá, ellos llegaron, justamente, para ser explotados y generar riqueza. Mientras que a los otros, por culpa de una política extractiva por parte del estado y anti proteccionista, se mueven tranquillos por las calles sin que nadie les de caza, mientras destruyen el medio ambiente.

Sin embargo, la naturaleza es sabia, y ahora, esos mismos castores, hacen perder millones de dólares a los latifundistas de las tierras del sur, mediante la inundación y destrucción de “sus” bosques. La diferencia es que los castores construyen diques para sus madrigueras; lo hacen para proteger sus crías. En cambio, el castor de cuello y corbata, construye represas por ambición, destruye por gusto.

Ahora bien, la naturaleza siempre busca su equilibrio, aunque el hombre intente someterla. Es de esperar que pronto se abra la temporada de caza de castores nuevamente, pero esta vez, contra los de cuello y corbata sí.
¿Quién se apunta?

Dicho sea de paso, desde acá declaramos nuestro rechazo a la represa en el río Pilmaiquen, una construcción que dañará el ecosistema, y sitios sagrados de la Nación Mapuche-
De esto, obviamente, no se hará ningún reportaje que la demonice como sí se hará para seguir demonizando los castores.

Por Pablo Mirlo

Artículo publicado en Revista Pluma Roja octubre 2014

Enlace directo: http://revistaplumaroja.wordpress.com/2014/11/07/castores-de-cuello-y-corbata/

tytu

Represa Ralco, Alto Biobío, Chile.

Anuncios

Acerca de pablomirlo

Me considero un obstante, un sin embargo, un pero. Me considero un parlante, un sin regazo, un perro. No obstante considero, que sin embargo un perro, no obstante puede ser hablante, y en charcos, su propio dueño. Me considero un sin embargo, un marco descolgado, un cielo colgante, ensueños, un amargado. No obstante difiero. Tal vez ni concuerdo. Quizás ni debiera. Probablemente, ni es cierto. Ver todas las entradas de pablomirlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El blog de Fabio

Baluarte literario y cultural

Glykós Katharsis

Este espacio constituye mi pequeño cosmos y es un fiel reflejo de mí; alberga escritos sobre todo aquello que me gusta, me apasiona, me interesa y me infunde curiosidad. Para leer alguna de mis entradas, selecciona la ''categoría'' que sea de tu preferencia , o bien, echa un vistazo a lo ''más visto'' Todo lo publicado es de mi autoría.

Alejandra Meza Fourzán

Autor/Author Blog

Soñando...

Micro creaciones llenas de mi alma... u otras.

La Piedra Psilosofal

-Amo ergo Sum-

Pintura del Cosmos

Relatos, cuentos y literatura

Globo de Ayer

Es un poco y mucho de todo (poesia, musica, letra e historias)

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Un gato mas en la ciudad

To bit or not to bit

Literatura, cultura y nuevas tecnologías

Este blog aporta herramientas multimedia para aprender y disfrutar de la literatura y de la cultura

Yo amo al cine

Criticas, estrenos y más

Singularette

No solo soltera, sino singular

(Nos)otros

Escribiéndote...escribiéndome...escribiéndo(Nos) a (otros)

novelaromanticaescritorajoven

A almas vivas, ardientes, soñadoras y guerreras.

A %d blogueros les gusta esto: