Cartas sobre la mesa * Pablo Mirlo

Desde aquí no puedo leer tus pensamientos,
así que déjame cartas abiertas sobre la mesa
para que cuando duermas, al sobrevolar, las lea.

Desde aquí solo puedo ver tus labios despiertos,
pero no temas, que en este viaje, pese a verte y no vernos,
tus palabras escritas al menos me besan.

Te cuento:
Que lo más difícil de estar acá,
junto con no poder abrazar,
es no poder elegir escuchar lo que me gusta.
Así que te pido te apiades,
y luego de escribirme lo que quieras,
y antes que te duermas,
dejes la música que me gustaba puesta.
Me quedaré un rato girando,
como atrapado en el tocadiscos,
cuidando tus sueños,
disfrutando la música.
Si me dejas.

Léeme los libros que no pude,
en voz alta y a una hora cierta.
No fallaré a las citas.
Léeme los poemas que no alcancé,
por estar haciendo cosas que al final no valían la pena.
Como consiguiendo un título, un premio, una maestría.
Aquí solo he descubierto que no sabía nada
y que todo lo que era cierto no lo creía.

No me ocultes tu secreto.
Si no me quieres más,
sigue el procedimiento.
Escríbemelo en una carta.
Deja encendida una vela.
No te preocupes, no te quemaré las cosas.
Pero déjame por escrito que ya no me esperas.
A la hora tercera lo leeré, en la médula de la madrugada,
lo sabré comprender.

Si para ese tiempo he aprendido
a mover algunas cosas,
es probable que solo para sepas que te leí,
te deje vuelta la hoja.
De ahí en más,
Sabré desaparecer, por segunda vez.

Así que no temas dejarme partir de tu lado,
después de todo, no es tu culpa que mis huesos y carne no estén cerca.
Sabré encontrar el río, que otros me han susurrado,
donde dicen se ahoga el espíritu y de donde nadie jamás regresa.

Por Pablo Mirlo

986444h430

Licencia Creative Commons
Cartas sobre la mesa por Pablo Mirlo se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://pablomirlo.wordpress.com/2014/10/26/cartas-sobre-la-mesa-pablo-mirlo/.

Anuncios

Acerca de pablomirlo

Me considero un obstante, un sin embargo, un pero. Me considero un parlante, un sin regazo, un perro. No obstante considero, que sin embargo un perro, no obstante puede ser hablante, y en charcos, su propio dueño. Me considero un sin embargo, un marco descolgado, un cielo colgante, ensueños, un amargado. No obstante difiero. Tal vez ni concuerdo. Quizás ni debiera. Probablemente, ni es cierto. Ver todas las entradas de pablomirlo

3 responses to “Cartas sobre la mesa * Pablo Mirlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El blog de Fabio

Baluarte literario y cultural

Glykós Katharsis

Este espacio constituye mi pequeño cosmos y es un fiel reflejo de mí; alberga escritos sobre todo aquello que me gusta, me apasiona, me interesa y me infunde curiosidad. Para leer alguna de mis entradas, selecciona la ''categoría'' que sea de tu preferencia , o bien, echa un vistazo a lo ''más visto'' Todo lo publicado es de mi autoría.

Alejandra Meza Fourzán

Autor/Author Blog

Soñando...

Micro creaciones llenas de mi alma... u otras.

La Piedra Psilosofal

-Amo ergo Sum-

Pintura del Cosmos

Relatos, cuentos y literatura

Globo de Ayer

Es un poco y mucho de todo (poesia, musica, letra e historias)

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Un gato mas en la ciudad

To bit or not to bit

Literatura, cultura y nuevas tecnologías

Este blog aporta herramientas multimedia para aprender y disfrutar de la literatura y de la cultura

Yo amo al cine

Criticas, estrenos y más

Singularette

No solo soltera, sino singular

(Nos)otros

Escribiéndote...escribiéndome...escribiéndo(Nos) a (otros)

novelaromanticaescritorajoven

A almas vivas, ardientes, soñadoras y guerreras.

A %d blogueros les gusta esto: