Atados a las vértebras * Pablo Mirlo

Como un potro salvaje nos zarandea,
Pareciera no querernos encima esta tierra.
Como una serpiente jorobada
Con dolor de cabeza bajo nuestros pies,
Así esta tierra se hunde y levanta,
Y no podemos contenerla.

Pregúntale a cualquier hijo e hija de esta tierra,
Si alguna vez ha amado de verdad.
Solo unos cuantos te dirán que sí.
Ahora pregúntales:
¿Cuántos han oído el suelo crujir, la tierra encabritada y las estrellas temblar?
Todos al unísono te dirán: “yo sí”.

Como la madre extiende el mantel sobre la mesa,
Así el mar avanza tras el quiebre de las submarinas placas:
Sobre la arena,
La avenida,
Las caletas,
Puertos y palmeras.

Como la vieja campana de colegio se balancea de izquierda a derecha,
Así los cuadros,
Fotos,
Recuerdos
Y muros se quiebran.

Ahora pregúntales: ¿cómo lo hacen, dónde se esconden?
Mas para nadie se trata de una decisión, se trata de vivir o morir.
Sobrevivir a un terremoto, sobrevivir a un tsunami.
Es tan normal como saber que a la noche habrá que dormir.

Más no todos despiertan para dormir.
Los que caen, se convierten en mártires,
Mártires tras morir,
Mártires por vivir,
Encima del lomo de un potro salvaje,
Sobre las jorobas de una serpiente con jaqueca.
Atados para siempre sobre las vértebras
De una tierra que parece bestia.

Por Pablo Mirlo

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s