Tiempo * Pablo Mirlo

Las contemplas girar sin cuestionar.
Avanzan, se persiguen;
Una más rápida, la segunda más lenta, y la otra, casi no se nota.
Son las manecillas del reloj.
Son los segundos, minutos y horas.

Son como tú, son como yo, son como mi boca.

Cada cual llega a su tiempo.
Todo esto piensan mientras se esperan.
Prometieron, al menos, por un segundo, las tres juntas estar.
Por lo menos, eso se dijeron en sus delirios de último momento.
A las 12, se han de encontrar.

Mas al llegar la acordada hora.
El segundo pasa volando,
El minuto se queda 60 segundos,
Y la hora, pues, ve pasar a las más rápida por su costado,
3600 veces, que son como 3600 dardos.

El encuentro es fugaz.
Pero ya sabían las reglas del juego.
¿Qué más daba otra hora esperar?
Después de todo al menos el tiempo, si hay algo que le sobraba era, justamente, tiempo.
Y así prometieron volverse a encontrar:

Los segundos, los minutos, las horas.
Mi espera, mi impaciencia, mis penas.
Tú, yo, y mi boca.

Por Pablo Mirlo.

Licencia Creative Commons
Tiempo por Pablo Mirlo se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s