La venganza de la Luna y el Mar

Se reía el Mar de todos los músicos, pintores y poetas

Que a través de melodías, cuadros y poemas

Lo habían tratado de retratar.

 

Se reía sobre todo de los amantes,

Que dibujaban en su arena corazones y sus nombres a sabiendas,

Que sus olas los habrían de arrasar.

 

Mas a estos no los tomaba en serio, pues solo el verano los traía.

En cambio a estos otros, incluso en invierno se les veía.

 

Al pintor le empapaba la hoja, al músico le oxidaba la guitarra

Al poeta le abrumaba las ideas,

Mientras su pluma, por la cenicienta bruma, humedecida era.

 

Impertérrita miraba la Luna al risueño Mar.

A los poetas, pintores y músicos, y su onírica búsqueda de la verdad.

A la distancia un lunático lloraba, sin consuelo y dolor,

Nadaba lejos su sirena, era abrazada por el Mar.

 

La Luna y el Mar se miraron y decidieron actuar.

Borrar lo borrable, arrebatar lo esencial.

 

De la Luna bajó un rayo, de la espuma brotó un zorzal,

Abrió sus alas y abrigó al lunático.

Y a los otros, invitó a volar.

Los artistas se petrificaron, no lo pudieron creer.

Ni sus más bellas creaciones podrían jamás este momento retratar.

 

El Mar cubrió la playa y la Luna los hipnotizó.

Los artistas desaparecieron, el lunático regresó,

A la orilla de la arena, su sirena le regaló un coral.

El zorzal les cantó un poema y la Luna se los llevó.

 

 Por Pablo Mirlo.

Licencia Creative Commons

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s